Es el Área


El alcalde de Redondela es afortunado. Tiene ante sí una oportunidad de oro para explicar a sus compañeros de partido para qué sirve un área metropolitana. Tendrá que ser ameno y didáctico para que lo entienda incluso la alcaldesa de Mos. No será fácil, ya que la regidora tuvo que asumir el ingrato papel de intentar aparentar que lideraba el boicot al ente supramunicipal. Como es obvio, no era idea suya: solo cumplía órdenes.

Javier Bas tiene ahora la ocasión de ser pedagógico con aquellos que reventaron una gran iniciativa: la unión de varios concellos para coordinar servicios comunes y atender mejor a sus administrados. Pero, por mero tacticismo político, el proyecto fue dinamitado. Ahora, los vecinos de Chapela pagan las consecuencias de aquel capricho de torpedear el Área Metropolitana. Porque, a partir del 31 de marzo, tendrán que pagar el billete ordinario del transporte público. Serán 1,35 euros por viaje, en lugar de los 0,89 que disfrutaban hasta ahora con la tarjeta verde, subvencionada por el Concello de Vigo y, por tanto, por los vigueses.

Este privilegio, sin embargo, toca a su fin. No debería, si hubiese un Área Metropolitana, en la que se pactasen servicios como el transporte, los residuos, la energía, el agua, la seguridad y un largo etcétera. Pero, como no se quiso constituir, ahora vienen las consecuencias. Y lo triste es que las tengan que sufrir diez mil conciudadanos, que lo son de hecho aunque no de derecho.

Así que el alcalde de Redondela puede resumirlo en una sola frase, la misma que le dio la victoria a Bill Clinton en 1992, entonces con el añadido de stupid: «¡Es el Área Metopolitana!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Es el Área