O Porriño se expone a una multa de 300.000 euros por tirar lindano

La Xunta abre un expediente por verter el residuo en una cantera de Ponteareas


o porriño/ la voz

La Xunta de Galicia ha abierto un expediente sancionador al Concello de O Porriño y a la empresa Espina y Delfín por haber vertido lindano en una cantera de Ponteareas. La Consellería de Medio Ambiente considera que este hecho supone una infracción muy grave, lo que conllevaría una sanción de entre los 300.000 y 1.750.000 euros. Salvo que se detecten mayores irregularidades a lo largo de la instrucción, estima que el importe de la multa que tendría que aplicarse se quedará en 300.000 euros.

La denuncia se basa en unos hechos que ocurrieron en agosto del año pasado. La empresa Espina y Delfín se encontraba ejecutando obras de instalación de tuberías de saneamiento en los barrios de Contrasto y Pereira. Al excavar la zanja, aparecieron restos de lindano mezclados con la tierra. Los residuos expedían un fuerte olor químico. Los vecinos se quejaron al verse sometidos a la exposición directa del residuo y la empresa optó, bajo la dirección del Concello de O Porriño, por trasladar la tierra contaminada hasta la cantera Áridos de Ponteareas, localizada en el lugar de Laxe de Cruz en la parroquia de Xinzo.

El artículo 61 de la ley de residuos de Galicia califica como «muy grave» el abandono, vertido o eliminación incontrolada de residuos peligrosos. Tecnicos de la Xunta tomaron muestras de tierra tanto en la cantera como en el Contrasto el 11 de octubre del año pasado. Encontraron piedras de lindano de hasta seis centímetros de diámetro, tanto en la cantera de Ponteareas como en el barrio de Contrasto.

El Ayuntamiento contrató entonces la retirada del producto tóxico. Especialistas de Medio Ambiente comprobaron el 17 de octubre que apenas se había limpiado un 20 % del vertido contaminante, trabajos que culminarían a la semana siguiente.

El edificio administrativo de la Xunta de Galicia registró el pasado mes de marzo el oficio remitido por la Subdirección Xeral de Coordinación Ambiental solicitando la incoación del expediente sancionador. La Xunta hace responsables al Concello de O Porriño y a la empresa Espina y Delfín de esta presunta vulneración de la ley de residuos. La Administración autonómica ha nombrado ya una instructora y una secretaria del procedimiento.

Plazo

El plazo máximo para dictar la resolución finaliza en junio del año que viene. De no hacerse, se producirá la caducidad del expediente. El Ayuntamiento corre el riesgo de quedarse sin subvenciones de la Xunta. Según la ley de residuos, las personas físicas o jurídicas que fuesen sancionadas por faltas graves o muy graves no podrán obtener subvenciones ni otro tipo de ayudas de la Xunta de Galicia, hasta que paguen la sanción y ejecuten las medidas correctoras pertinentes.

La administración local habría evitado este procedimiento sancionador si hubiese ordenado el transporte del lindano directamente a una empresa autorizada de su gestión, en lugar de depositarlo en una cantera sin ninguna garantía. Los operarios de la empresa que se encargaron del traslado no llevaban la indumentaria necesaria para la manipulación de los restos del pesticida, por lo que corrieron el riesgo de dañar su salud. Algunos sufrieron reacciones.

Catorce camiones de tierra tóxica cuya retirada le costó 82.000 euros al Concello

La empresa Espina y Delfín depositó 14 camiones de tierra contaminada con lindano procedente de Contrasto en una cantera de Ponteareas. En total, fueron 320 metros cúbicos de tierra los que fueron a parar al municipio vecino. La retirada fue muy compleja, puesto que todo este material se mezcló con otra tierra que también hubo que extraer. En total se retiraron de la cantera de Xinzo un total de 750 toneladas de tierra, de las que solo una parte contenía lindano, pero hubo que quitarla toda la que estuvo en contacto con el residuo. Todo el material peligroso fue trasladado a la planta de As Somozas, donde el gestor de residuos Sogarisa se encargó de su tratamiento.

El Ayuntamiento pagó por este trabajo un total de 82.700 euros tras abrir un procedimiento de contratación de emergencia, según un decreto que firmó la alcaldesa, Eva García de la Torre. La gestión de los restos del pesticida costaron más del importe total de la obra que había sido presupuestada en estos dos barrios de O Porriño y que ascendió a 150.000 euros.

La administración local dio carpetazo a este problema medioambiental este mes con la conclusión de las obras de abastecimiento de agua. Los vecinos de Contrasto y Pereira ya pueden consumir agua con todas las garantías sanitarias, pero creen que las obras realizadas solo son un parche, ya que siguen reclamando un proyecto integral para retirar todo el lindano que permanece en el subsuelo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

O Porriño se expone a una multa de 300.000 euros por tirar lindano