El hombre asesinado en Mondariz sufrió más de cien heridas y cortes hechos con arma blanca

El juez envió ayer a prisión al único detenido por el crimen


ponteareas / la voz

La autopsia practicada al cadáver de José Luis Faro Fernández, cuyo cuerpo sin vida fue localizado el viernes en Mondariz, rebela que la víctima presentaba más un centenar de heridas y cortes producidos con un arma blanca. Las lesiones, en cabeza, tórax y espalda, explican la cantidad de sangre que la Guardia Civil se encontró cuando acudió a la habitación del hostal que ocupaba desde hacía más de una década en esta villa y en cuyo sótano localizaron su cuerpo sin vida. La investigación dispone de un vídeo de la cámara de seguridad de un establecimiento comercial en el que se ve al detenido comprando un cuchillo días antes del macabro hallazgo y trata de determinar si pudo ser esta el arma que segó la vida de José Luis Faro, de 44 años y natural de la parroquia de Gargamala.

En el marco de las diligencias que practica el Grupo de Delitos contra las Personas, integrado en la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra, la Guardia Civil acudió al mismo establecimiento en el que las cámaras registraron a Miguel Á. G. M. días antes y compraron un cuchillo similar al que él adquirió. Según pudo saber La Voz, las marcas de ese segundo cuchillo que compraron los guardias de la investigación sí son coincidentes, de antemano, con las numerosas muescas que se toparon en el armario de la habitación del detenido, contigua a la de la víctima. Las marcas en el mueble principal de este dormitorio no tienen por qué ver necesariamente con el crimen, pero sí parecen ser coincidentes con el cuchillo comprado días antes de la localización del cuerpo.

Miguel Ángel G. M., que fue arrestado el sábado, poco antes de las cuatro de la tarde en un céntrico hotel de Vigo, pasó ayer a disposición judicial en Ponteareas tras pasar dos noches en el cuartel de la Comandancia de Pontevedra. Estando aún en los calabozos el fin de semana, el detenido solicitó un habeas corpus que desestimó un juzgado de Pontevedra. Ayer llegó a Ponteareas pasadas las once y media de la mañana, custodiado por guardias que llevan la investigación. Lo introdujeron en las dependencias judiciales a través del sótano en un coche oficial y, pese a tratarse, tanto la víctima como el detenido, de personas muy conocidas en la comarca, no había nadie esperándolo, como suele pasar en otros casos.

El arrestado fue llevado ante el titular del juzgado de Instrucción número 2 de Ponteareas que, un par de horas después, firmó el decreto de ingreso en prisión provisional y con fianza para Miguel Ángel G. M. Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia indicaron que está investigado por un delito de homicidio o asesinato, porque «la calificación dependerá de los indicios existentes al final de la instrucción que está en curso».

Despedida a la víctima: Una cadena humana y reacción en las redes sociales

José Luis Faro recibió sepultura ayer en Gargamala entre los aplausos de sus vecinos. Los que pudieron asistieron a la despedida haciendo una cadena humana guardando las medidas de seguridad.

Su fallecimiento desató un movimiento en las redes sociales y la creación de una página web en la que se pide a los vecinos que cuelguen en sus balcones y negocios un cartel pidiendo justicia para Luis.

La víctima del asesinato de Mondariz llevaba 17 años residiendo en el mismo hostal

J.R.
El detenido, a la derecha, con mascarilla, adquiriendo un cuchillo en un supermercado; el objeto lo tiene una dependienta, a la izquierda
El detenido, a la derecha, con mascarilla, adquiriendo un cuchillo en un supermercado; el objeto lo tiene una dependienta, a la izquierda

El detenido como presunto autor del crimen era el vecino del cuarto de al lado, y tenían discusiones. Una cámara recogió cómo había comprado un cuchillo

José Luis Faro Fernández, de 44 años de edad, murió acuchillado y desangrado en el hostal O Refuxio, en Mondariz, su lugar de residencia los últimos 17 años. Ocupaba una estancia en el edificio anexo, en la parte trasera del inmueble principal. No había noticias suyas desde el martes, pero no parecía algo anormal tratándose de un jornalero contratado habitualmente para labores agrarias. Pero los días pasaban y Faro no aparecía.

El viernes, el propio alcalde de Mondariz, Xosé Emilio Barros, que conoce a la familia y al fallecido, alertó a la Guardia Civil de Ponteareas. Los primeros agentes en llegar al hostal, sobre las 20.30 horas de ese viernes, se toparon de frente con gran cantidad de manchas de sangre sobre la pared que daba a su cuarto. También había restos sobre la puerta de madera clara de su habitación. Idéntico escenario en la puerta anexa, también de madera clara e igualmente cubierta de rojo intenso.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El hombre asesinado en Mondariz sufrió más de cien heridas y cortes hechos con arma blanca