El cierre de la restauración desploma el precio de la lamprea hasta un 45 %

La demanda cae en picado frente a la angula, que roza máximos históricos


tui / la voz

La campaña de lamprea arranca a la baja. Tanto en precios como en número de pescadores que persiguen al vampiro de río desde que comenzó el año. La lamprea no ha faltado a su cita anual y ha regresado al Miño para desovar, lo que también evidencia la buena salud del tramo internacional del padre de los ríos gallegos, pero el interés parece haber caído en picado. «La demanda ha bajado mucho, entendemos que por los confinamientos perimetrales y el cierre de la restauración», comenta el comandante naval del Miño, Juan Díaz.

Los datos recogidos en el portal de Pesca de Galicia sobre las ventas en lonja evidencian el desplome de los precios. Cualquier otro enero, un ejemplar de lamprea se cotizaría a unos 45 euros como mínimo ya que los amantes de este manjar, mezcla entre pescado y carne porque sabe a mar pero su textura es diferente a la de un pez, suelen reservar con antelación en los restaurantes más tradicionales para poder degustarla a principio de la temporada.

El desplome es histórico, a la inversa que la otra joya del Miño internacional. Desde el 1 de enero hasta el día de ayer pasaron por la lonja de A Guarda tan solo 418 kilos de este gelatinoso pez y el precio medio ha sido en este tiempo de 15,45 euros, con contadas jornadas en las que alcanzó los 25. Es decir, que se ha desplomado hasta un 45 %, en la misma campaña en la que la angula cotizó muy por encima de su precio hace tan solo unas semanas.

«Hay un 25 % menos de pescadores que el año pasado y la tendencia se mantiene. Continúa a la baja por quinto año consecutivo», confirma el comandante naval del Miño, Juan Díaz. Los gallegos que salen en busca de lamprea desde el 1 de enero no supera este año los 65, que son el número de licencias concedidas. Comparten lugar de trabajo con los pescadores lusos, cuya flota es similar en cantidad. «La pesca en el Miño está cada vez más profesionalizada. Es decir, que cada año merma el número de pescadores, pero los que lo dejan son los que mantenían esta actividad como un complemento», apunta Díaz. Esta tendencia es también bastante positiva, indica, ya que «los profesionales respetan las normas y se regula completamente la actividad extractiva respetando los hábitats naturales». Los precios con los que arranca la campaña son tan bajos que se ha llegado a pagar a tan solo 10 euros la pieza del Miño. En el otro lado de la balanza está la angula. El precio del alevín de agua dulce más codiciado no fue el más alto del lustro en Navidad, ya que salió a 464 euros en la luna de diciembre. En las mismas fechas del 2016 y del 2017, estaba a 568 euros. Sin embargo, el número de capturas va a tal ritmo que la campaña sí puede marcar un hito ya que además, todo lo que se pesca, se vende. Desde que arrancó la temporada en noviembre, se han vendido ya en la lonja de A Guarda 718 kilos de angula, frente a los 151 del mismo período del año pasado o a los 372 del anterior. A punto de alcanzar las cifras de los años anteriores, que fueron los de mejor cosecha del siglo, las perspectivas son muy halagüeñas por el buen tiempo con el que el lunes acaba esta luna y a falta aún de la de febrero.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El cierre de la restauración desploma el precio de la lamprea hasta un 45 %