La triple oferta artística del Marco

VIGO

M.MORALEJO

La obra del veterano Francisco Leiro acompaña a la de jóvenes artistas

21 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Museo de Arte Contemporáneo ha puesto la velocidad de crucero en esta recta final del año y vuelve a reunirme tres exposiciones al mismo tiempo. La última en entrar en el Marco ha sido Processi 148, que está situada en el ala norte del primer piso. En ella se reúne la obra realizada por los artistas residentes en la Academia de España en Roma dentro de su programa anual de becas de producción y residencia artística. Los espectadores del Marco podrán ver la obra de los videoartistas Irene de Andrés y Txuspo Poyo; las fotografías de Toni Amengual y Mar Sáez; la pintura de Natividad Bermejo, Sara García y Angels Viladomiu; el trabajo de cómic de Yeyei Gómez; los proyectos museológicos, de comisariado y mediación artística de Maral Kekejian y Leire Vergara; la producción literaria de Cristina Morales y Carlos Pardo; el proyecto de restauración y conservación de bienes culturales realizado por Virginia Morant Gisbert; la acción musical de Javier Quislant; el proyecto coreográfico de Muriel Romero; el diseño gráfico de Gonzalo Golpe; los grabados de Shirin Salehi; la propuesta gastronómica de Miguel de Torres; el trabajo escultórico de Alán Carrasco y Elo Vega; y la colección textil de Gadea Burgaz.

En esa misma planta, pero en la galería interior está Future Stories, un proyecto impulsado por la Fundación Marta Ortega a través de la consecución de becas de producción a varios graduados de la Facultad de Belas Artes de Pontevedra. Ahí está presenta la obra de Antía Encisa González, Carmen Suárez Marcos, César Souto Rodríguez, Elsa Bouzas, Juncal A. Castro, Laura Cid Rascado, Lucía Perdiz, Raquel Álvarez Méndez, Sandra Gutiérrez Aldao y Xoel Gómez López.

Pero sin duda, la exposición del año es la protagonizada por la obra antropomórfica de Francisco Leiro, que se puede ver en la planta baja del Marco. Dejando a un lado cualquier sentido o intención cronológica, el artista y el comisario, Miguel Fernández-Cid, buscan trazar la relación de las obras con los peculiares espacios de la planta baja del museo de la calle del Príncipe, recorriendo tanto las obras ya realizadas coma las piezas de nueva producción, realizadas específicamente para esta muestra. Se podrá ver hasta el 8 de enero del año entrante.