El elixir de la «ruta do colesterol»

Xosé Ramón Castro
x.r.c. VIGO

VIGO

lof

Javi Díaz, clave para la última salvación del Cangas, firma a sus 46 años un inicio de liga pletórico tras no parar en verano, con paseos y gimnasio para curar un hombro

28 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Javi Díaz Pérez (O Rosal, 1975) terminó la pasada temporada pletórico, convirtiéndose en pieza clave para la salvación del Balonmán Cangas, y ha comenzado la actual con dos recitales ante Bidasoa Irún y Cuenca. De El Sargal, el polideportivo conquense, salió en medio de una ovación de la afición rival. A sus 46 años lejos de apuntar al declive, exhibe su mejor versión después de 22 cursos y siete equipos en a élite del balonmano español.

¿Cuál es el secreto de Javi Díaz para despedir tan bien un año y empezar igual de bien el siguiente? «Será o viño do Rosal», bromea antes de desvelar que en este caso es la perseverancia. Porque el pasado verano, el rosaleiro no se tomó vacaciones, sino que mantuvo la actividad a su manera. «Cando eres novo, á mínima que fagas xa te pos en forma, pero con esta idade custa moito. O ano pasado, os dous ou tres primeiros meses, paseino fatal entre que non arrancaba e me custaba fisicamente, por iso este ano non parei», comenta el portero mientras se autodefine como un tractor. «Un Barreiros».

Esta continuidad tampoco significó un sobre esfuerzo, porque Javi se toma las cosas a su manera. «Tampouco foi nada especial, paseos pola ruta do colesterol e ximnasio». Este segundo aspecto venía generado por una lesión de hombro que tuvo que terminar de curar en el verano. «Tiña un problema no ombreiro e tiña que darlle caña». Su objetivo, más que mantener la forma, «era perder o menos posible» para llegar de la mejor manera a la pretemporada y a la liga.