El Bembrive disfruta en Segunda

Fútbol Sala La joven escuadra de Pitu confía en asentarse en su nueva categoría


redacción / la voz

El Club Bembrive Fútbol Sala nació en 2001 con la finalidad de fomentar la práctica del deporte en la parroquia viguesa. Casi dos décadas después, se ha convertido, además, en uno de los más importantes viveros de la especialidad de cinco en las categorías femeninas, llegando a ser el primer equipo del municipio que se alzaba a la Segunda División. Aunque la estancia fue breve, ocho años después regresan a ese escaño, entre clubes con un presupuesto notablemente mayor. En plena pandemia, la escuadra verde tiene licencia para soñar.

Al frente de ese conjunto sénior que vuelve a estar a un paso de la máxima categoría, está todo un referente del deporte del cuero pequeño en Galicia, como es Roberto Carlos García Carballo, Pitu (Vigo, 1973). Once años en la élite nacional como jugador, pasando por casi todas las plazas más relevantes del panorama autonómico en el Marcote, Rías Baixas, Ourense, O Parrulo, Lobelle o Leis. En Bembrive acumula once años con las categorías femeninas, si bien fue jugador y técnico, compaginando con equipos masculinos hasta hace tres campañas: «Estoy muy cómodo trabajando con las chicas, en general son más agradecidas, más dispuestas a trabajar y a comprometerse con el equipo».

Sin ir mucho más lejos, apunta a la anécdota del equipo masculino que se vieron obligados a retirar: «Los chicos querían gratificaciones económicas que tal como está la situación actual son imposibles, mientras con ellas tenemos dos equipos sénior y a veces hasta tengo que repartir los entrenamientos, pese a que solo podemos competir con el equipo de Segunda. Tenemos días de hasta más de veinte chicas en los entrenamientos».

Y otra de las claves que impulsa a esta auténtica escuela del fútbol sala vigués -y gallego por extensión- es la que García Carballo poner por encima de las demás: «Nos guía una gran ilusión. Todas las jugadoras son conscientes de lo que nos jugamos y de lo difícil que es para nosotros llegar a una categoría como la que hemos alcanzado. Es una lástima que no pueda disfrutar de eso también nuestra afición. No es numerosa, porque la mayoría son familiares de deportistas, pero se deja notar siempre».

Para empezar, el conjunto vigués, que no jugó en la primera jornada por un positivo covid del rival, pudo imponerse en su estreno como local ante el Ourense Envialia B. Pitu no tiene dudas de que ese fue un paso importante para su joven plantilla: «Ganarle al filial de un club que está entre los mejores del país fue muy importante para nuestro equipo, y más después de una pretemporada que fue tan atípica, porque hay que tener en cuenta que somos un conjunto con tres cadetes y siete juveniles. La mayoría, de aquí. Fue una fiesta para todos, el día que regresábamos a la categoría ocho años después».

El técnico se siente muy satisfecho con el nivel que exhibe su equipo, reforzado con la portera Marina Groba, la ala-cierre lalinense Lucía González y la pívot María Rego Figo, con experiencia en Primera. Eso sí, el contar con deportistas tan jóvenes también pasa factura en otras situaciones, como sucedió en la salida siguiente a Salamanca: «Fuimos muy superiores y empezamos ganando, pero la inexperiencia nos jugó una mala pasada en los instantes finales, cuando nos remontaron con un doble penalti y perdimos 5-4».

Fue un desplazamiento en cierto modo histórico también, puesto que el propio entrenador incide en que el partido fue fijado para las 11.30 de un domingo. No quiso salir de madrugada con sus jóvenes jugadoras y el club apostó por pernoctar en la ciudad charra: «Tenemos una responsabilidad con las jugadoras y aunque ellas también están muy ilusionadas y volverían a viajar mañana mismo, no puede ser que las chicas jueguen y no puedan ducharse. Sé que hay protocolos, pero hay que buscar otras soluciones».

Los siguientes pasos del Bembrive en la Liga pasan por una fase bastante complicada de su calendario, comenzando por el próximo desafío ante un Valdetires que se quedó en el umbral del ascenso el pasado curso: «La verdad es que el sistema nos perjudica, porque este grupo es mucho más fuerte que el otro. Ahora tenemos tres partidos seguidos muy difíciles, pero tenemos claro que el objetivo no es otro que la permanencia, aunque todo lo que vayas sumando nos vendrá bien para después».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Bembrive disfruta en Segunda