Nace la marca Mexillón de Galicia

El consejo regulador de la denominación de origen lanzaba una campaña de comercialización del producto en septiembre de 1996 que cambiaría la dinámica del sector en los siguientes años


vigo / la voz

El 16 de septiembre de 1996 se presentó Mexillón de Galicia, un proyecto de comercialización como producto de calidad para distinguirse de otros mercados. Señalaba La Voz de Galicia al día siguiente que la iniciativa había empezado a gestarse cuando era conselleiro de Mar Enrique López Veiga, aunque tuvo su impulso decisivo ya con el equipo dirigido por Juan Caamaño.

En el acto de presentación de la nueva marca de calidad, Olimpio Castelo, presidente del consejo regulador de la denominación de origen, recordó los «moitos inconvenientes» superados para hacer realidad el nuevo proyecto. Hasta aquel momento, señalaba, los propietarios de bateas solo se preocuparon por producir «sen pensar no mercado». Al crear la nueva marca el sector pretendía adaptarse a las exigencias del mercado.

Juan Caamaño, acompañado de todos los directores generales de Pesca y del titular de Saúde Pública de la Consellería de Sanidade, calificó el nuevo producto como de enorme interés para los productores y para la «independencia económica de Galicia». El conselleiro apelaba a la unidad de los mejilloneros para consolidar «un sector estable» en torno al bivalvo.

Tras aquella primera presentación en Santiago de Compostela, el consejo regulador inició una campaña divulgativa por distintas ciudades españolas, en las cuales contactó con mayoristas, minoristas, grandes superficies, medios de comunicación y diversas personalidades para abrirle el camino al mejillón gallego.

Para conocer el impacto de la nueva marca se efectuó un estudio de mercado, que abarcó más de 2.300 entrevistas entre comercializadores, hostelería, consumidores y amas de casa. Al mismo tiempo, se inició un programa de formación con la participación de más de 200 productores y 15 empresas comercializadoras.

Producción

Las previsiones para el primer año apuntaban a que se podrían comercializarse 190.000 toneladas de mejillón gallego, una cifra que se acercaría al máximo histórico, que estaba cifrado en torno a unas 200.000 toneladas anuales.

La potencialidad del sector siempre está marcada por la presencia de biotoxina en el mar, algo que en aquel año tuvo escasa incidencia en la mayoría de polígonos de la comunidad gallega.

En 1996, la situación de las mareas rojas se había normalizado tras varios años de especial incidencia. Entre los productores gallegos estaba extendido el proverbio de que entre las festividades de San Bartolomé y San Simón es cuando más problemas de toxicidad acostumbra a presentar el molusco, unas fechas concretas muy diferentes a los continuados meses en los que permanecieron cerrados varios polígonos los últimos años.

El 1 de octubre de 1996 llegaban a los mercados los primeros mejillones comercializados bajo el respaldo del Consello Regulador do Mexillón de Galicia. Este organismo también intervino en el mantenimiento de los precios, tomando como punto de partida la tabla de precios en fresco acordada por la organización de productores Opmega y la Federación de Asociaciones de Mejilloneros del Sur de Galicia. Esta tabla fijó en 60 pesetas (0,36 euros) por el kilo de mejillón pequeño, 90 (0,54 euros) por el mediano y 120 (0,72 euros) por el de selección. El margen con el que iban a trabajar las empresas comercializadoras sería de 10, 15 y 20 pesetas, respectivamente.

Posteriormente, el Consello Regulador do Mexillón de Galicia fue adquiriendo unas funciones más definidas y perfeccionando sus sistemas de control de calidad. Así, en años posteriores, Mexillón de Galicia se convirtió en el primer producto del mar en Europa en obtener el distintivo de calidad Denominación de Origen Protegida (DOP). En el año 2007, quedaba inscrita en el registro de la Unión Europea la Denominación de Origen Protegida Mejillón de Galicia y actualmente es la única DOP para un producto del mar en toda España.

La DOP Mexillón de Galicia está presente en el mercado nacional e internacional a través de más de cien marcas comerciales autorizadas. El consumidor final puede escoger entre más de 400 referencias de las diferentes marcas. Las opciones para gozar del auténtico mejillón de las rías gallegas son variadas. Fresco, conserva, cocido, congelado, pasteurizado o elaboraciones de cuarta y quinta gama.

En la actualidad, el número de bateas incluidas en Galicia en el consejo regular es de 3.386. La ría donde se sitúan la mayor parte de ellas es Arousa con 2.318. Le sigue la ría de Vigo con 483; Pontevedra, con 343; y Baiona, con 15 bateas. El resto de los polígonos mejilloneros está en Area-Betanzos, y Muros-Noia, aunque con cantidades menores.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Nace la marca Mexillón de Galicia