«Volver a casa deume de novo vida»

Manu Rodríguez, que ascendió con Lugo y Elche a Segunda A, recuperó toda la ilusión por el fútbol a sus 35 años en el Coruxo


vigo / la voz

Fue extremo en sus tiempos de formación en el Pabellón y como avanzado comenzó su andadura en el Ourense en Segunda B, pero el equipo de su vida fue el Lugo. Allí estuvo diez años, marcó el gol del ascenso y Fonsi y Quique Setién le reconvirtieron en lateral izquierdo, el puesto en el que triunfó en el fútbol profesional. Ahora de regreso a casa a sus 35 años, Manuel Rodríguez Morgade, vive otro año mágico en el Coruxo, sin la presión del ascenso de Lugo y Elche, pero con la ilusión de dar la sorpresa a falta de 11 jornadas para la conclusión de la Segunda B. Además, vestido de verde recuperó toda la ilusión por jugar y a día de hoy ni se plantea dejarlo.

Leonesa y Elche fueron los dos puntos de destino del lateral ourensano lejos de Galicia y aunque fue poco tiempo, Manu confiesa que no tenía morriña por volver a casa, pero las circunstancias decidieron. «Foi un verán complicado ao saír de Elxe. Só tiña o Cornellá, que fixo bastante forza, pero tiña que mover á familia e tampouco era plan. Faltando tres días para pechar o prazo apareceu a opción do Coruxo e de contado asinei».

Y medio año después, el ourensano se muestra encantado de la decisión tomada. Por la seriedad de la entidad, por la estructura de club y por encontrarse una plantilla por encima del nivel esperado. «A verdade é que me sorprendeu, pero temos xente con moitas condicións e creo que montamos unha plantilla bastante boa. É un club moi humilde e familiar, pero moi ben estruturado e ten moito mérito levar dez anos en Segunda B. Volver a casa deume de novo vida, sobre todo a alegría de competir de novo».

Siete años con Setién

Quique Setién, hoy en el Barça, fue el entrenador que marcó la vida deportiva de Manu. Porque dio continuidad a la idea de Fonsi Valverde, el hombre que le reconvirtió en lateral izquierdo. Del cántabro guarda buenos recuerdos y aún mantiene el contacto: «Foron sete anos xuntos na mellor época do Lugo e foi o que máis me marcou. Ao principio non me poñía, pero a base de insistir acabei xogando sempre con el. Sempre lle mando algunha mensaxe, falamos cada dous meses e cando asinou no Barça falamos, pero agora hai que deixalo tranquilo», comenta sobre el momento que atraviesa el técnico culé.

De Lugo, del equipo que marcó su vida -«porque fomos ascendendo e conseguindo cousas moi grandes»-, se fue Manu Rodríguez a una Cultural recién ascendida a Segunda A y en donde no tuvo muchas oportunidades y terminó marchándose al Elche, en donde vivió un segundo ascenso al fútbol de plata. «A experiencia de Elxe para min foi das mellores», sentencia.

Y desde el Martínez Valero con 35 años emprendió el viaje de regreso a Galicia para jugar en O Vao, en donde recuperó toda la ilusión por el fútbol: «Agora mesmo si que me vexo con gañas de seguir. O volver a xogar cada fin de semana recobras a ilusión e danche gañas de seguir xogando porque a nivel físico atópome ben e a nivel de cabeza cada vez máis ilusionado, pero non depende tanto de min».

Ahora en Coruxo, sin ninguna presión, podría vivir un nuevo play-off. «Estamos a tres puntos faltando once xornadas e temos que queimar as naves, sen ningunha presión pero con moita ilusión, aínda que primeiro os 47 o 48 puntos da permanencia».

Y en un futuro, que espera sea lejano, no esconde que le gustaría acabar de nuevo en Ourense, aunque el equipo en el que creció ya no exista. «Empezaches alí e gustaríame acabar do mesmo xeito, pero dentro dun tempo porque agora mesmo teño moita ilusión por seguir a este nivel».

Pase lo que pase hasta el final de su carrera, tiene claro que el día que salió del Pabellón hubiese firmado su expediente balompédico «cos ollos pechados».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Volver a casa deume de novo vida»