Vuelve el temido multamóvil

Dornier tiene un plazo de tres meses para poner en funcionamiento un nuevo vehículo que permitirá leer la matrícula del coche mal estacionado, geolocalizarlo y avisar al controlador de la XER para multarlo


Vigo / la voz

En época de Corina Porro como alcaldesa le llamaban el conejo por las cámaras a los lados del coche que parecían la orejas de un lepórido. Los dos vehículos que funcionaron desde enero del 2005 hasta enero del 2015 impusieron 37.000 multas. Ahora el temido multamóvil está en la parrilla de salida para volver a las calles de la ciudad. El debut está previsto para septiembre. Es el plazo legal que tiene que cumplir la empresa concesionaria de la XER (Xestión do Estacionamento Regulado), la antigua ORA.

El nuevo contrato de la zona azul se formalizó el 31 de mayo. Desde esa fecha la concesionaria tiene un plazo de tres meses, tal y como figura en el pliego administrativo, para poner en funcionamiento el servicio para los próximos diez años.El valor del contrato asciende a casi 23,4 millones de euros. Está previsto que durante este periodo de tiempo la empresa gane casi 25 millones de euros de los que tendrá que entregar al Concello 1,5 millones. Exactamente las previsiones de ingresos ascienden a 24.900.149 euros y los pagos al Concello por el canon anual a 1.494.917 euros.

La empresa tiene hasta el 1 de septiembre para tener todo a punto: las nuevas máquinas, la adaptación tecnológica, las aplicaciones móviles, y sobre todo el «sistema de reconocimiento automático de cada matrícula embarcado en un vehículo». Este sistema debe permitir la «georreferenciación» de los vehículos que están estacionados en zona azul para realizar la correspondiente comprobación y, en su caso la propuesta de denuncia y comunicación con el controlador, que es el que al fin y al cabo el que notifica la multa.

Al concurso de la gestión de la XER se presentaron siete empresas y todas ellas, salvo una, Esycasa Api, incluyeron en su oferta el vehículo para controlar los aparcamientos y la doble fila. En los últimos meses ha proliferado el mal estacionamiento porque en algunos sitios es prácticamente imposible encontrar un lugar para aparcar, como es el caso de la avenida de Camelias, donde no hay aparcamiento subterráneo en un largo tramo de la calle, donde proliferan los comercios, clínicas y despachos a los que acuden los ciudadanos.

Los controladores tendrán la posibilidad de vigilar también las zonas de residente y de carga y descarga, muchas de las cuales son mixtas.

La renovación tecnológica permitirá obtener fotografías digitales y reconocimiento de voz de los operadores para agilizar los procedimientos de control.

El salto técnico que se ha producido en los últimos tiempos hizo que el control del aparcamiento se hubiese quedado anticuado.

El PP mete prisa

El concejal popular, Diego Gago, urgió ayer a cumplir lo firmado y activar la XER en tres meses para poner fin a un «servicio obsoleto y a 4 años de retrasos» en la tramitación del contrato. En este sentido, el edil advirtió que su grupo permanecerá «muy vigilante» para que se cumplan los plazos. «Basta ya de retrasos», incidió el concejal popular, quien recordó que el nuevo contrato inició su tramitación en 2014. Durante todo este tiempo el contrato ha estado paralizado por la mala redacción de los pliegos (no aparecía el multamóvil), primero, y por los recursos que presentaron las distintas empresas, después. «Llevan cuatro años condenando a los vigueses a un servicio decimonónico. Sigue habiendo máquinas en las que no funciona el pago con tarjeta, los vigilantes continúan apuntando las matrículas de modo manual… No podemos seguir así» señaló Gago. El edil popular aprovechó para insistir en la necesidad de actualizar la ordenanza, algo a lo que el alcalde se había comprometido también hace 4 años.

«Llevamos tiempo escuchándole decir que va a renovar la concesión y a sacar una nueva ordenanza. Pues bien, lo primero le ha llevado cuatro años; esperamos que con la ordenanza esté más ágil», señaló Gago, quien demanda la posibilidad de otorgar a los trabajadores que empleen el servicio las mismas condiciones que los residentes, con el objetivo de que no tengan que mover su coche cada dos horas.

El Partido Popular lleva tiempo defendiendo esa posibilidad con el objetivo de que «los trabajadores no tengan que salir en mitad de su jornada laboral» a mover su vehículo o renovar el tique para actualizar la hora de salida.

15

Multas a la hora

El día de su estreno en enero del 2005 el vehículo puso esas multas.

135

Multas al día

Fue la media de sanciones cuando el vehículo estaba en auge en los años 2011 y 2012

37.000

Multas impuestas

Los dos vehículos tuvieron en vilo a los conductores que paraban «un momento»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Vuelve el temido multamóvil