Bofetada cultural


Ha vuelto a ocurrir. Los vigueses solucionan los errores provocados por sus políticos. Hace algunos años, pero dentro del actual mandato, Abel Caballero decidió prescindir de Vigo a Escena, un programa que permitía a las compañías viguesas mantener un circuito más o menos estable en la ciudad durante gran parte del año. Eliminado el programa cuando los nacionalistas decidieron no continuar como socios de los socialistas, el sector teatral vigués entró en caída libre, en el peor escenario económico posible.

Aunque el alcalde lo desconozca, es una característica de los vigueses obviar las dificultades y tratar de solventar sus problemas con tenacidad y valentía, acostumbrados a no ser mimados desde el exterior. En esta ocasión han tardado porque la tarea es importante y costosa, y más en los tiempos que corren, pero la escena teatral viguesa le ha dado una bofetada imaginaria en todo su rostro político al alcalde Caballero.

Desde este próximo fin de semana, en Beiramar abrirá un nuevo centro cultural privado para recoger esa actividad teatral perdida en la ciudad desde que desapareció Vigo a Escena y desde que desapareció Novacaixagalicia, mucho más interesada en el teatro gallego que sus herederos actuales.

Las compañías Fulano, Mengano e Cita, Talía Teatro, Teatro Avento, Artello o Caramuxo, entre otras, ya velan armas para mostrar nuevamente sus producciones en un espacio correcto y cómodo dentro de la ciudad de Vigo. Todos han decidido apoyar Ártika Cultura e Arte, nombre que promociona un local en Beiramar, cerca de Barreras. Teatro, danza y música suave serán las actividades que ofrezca este lugar. Ahora, solo resta que los vigueses aprueben la iniciativa privada y respalden con sus entradas la permanencia de este centro cultural privado.

jorge.lamas@lavoz.es

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Bofetada cultural