«Denuncié al Concello para evitar que lo que le pasó a mi perro le pase a un niño»

Dos canes murieron electrocutados en la misma fuente de O Castro en menos de 3 meses y sus dueños alertan del peligro

La chow chow «Selva» falleció el 11 de julio
La chow chow «Selva» falleció el 11 de julio

VIGO / LA VOZ

Dos accidentes en dos meses. El 11 de julio, una perra de raza chow chow se electrocutó en una fuente del parque de O Castro iluminada con dos focos al meter la pata en el agua a las 22.00 horas. El pasado 28 de septiembre, entre las 20.30 y las 22.00 horas, otra perra, una labrador mestiza, chapoteó en el mismo estanque, gritó y cayó fulminada por la corriente eléctrica. La fuente fue vallada el domingo tras la segunda electrocución.

Los dueños de ambas mascotas piden explicaciones al consistorio porque tienen miedo de que vuelva a pasar otro siniestro. Alba Sánchez presentó el lunes una denuncia en la comisaría de Vigo contra el Concello porque lo responsabiliza de la muerte de su perra Súa el domingo. Su mascota, una labrador mestiza de 3 años y medio, se electrocutó al chapotear en la fuente, situada en la escalinata de la cruz de O Castro, donde acostumbraba a bañarse todos los días. «Dio un grito, se cayó y quedó tirada, murió al momento. Los técnicos comprobaron que había corriente en el agua, lo mismo que unos chicos que metieron la mano y notaron que pasaba la corriente eléctrica», dijo.

La policía no admitió a trámite la denuncia porque primero la dueña del can tendría que intentar llegar a un acuerdo amistoso con la Administración. En todo caso, Alba Sánchez, que está a la espera del informe de la autopsia de su mascota, alerta del peligro para los viandantes que supone ese ornamento, situado en la escalinata que sube hasta la cruz de O Castro. «Denuncié al Concello para evitar que lo que le pasó a mi perro le pase a un niño, me quejo para que se tomen medidas efectivas de seguridad en ese lugar», recalca.

Su mascota fue trasladada a Vigozoo para hacerle la autopsia. «El primer informe de la necropsia habla de que probablemente la electricidad haya sido la causa de la muerte pero solo lo dan como probable. No puede ser que el Concello sea juez y parte en esto. Voy a poner una queja para evitar más accidentes», afirmó. Recuerda que hace tiempo un perro murió en Vigo por hacer pis en una farola. «Esto no es un problema aislado de un fallo en la electricidad», afirma.

Los dueños de otra perra, la chow chow Selva, de 7 años, también fallecida en la misma fuente por electrocución el 11 de julio, coincide en que no son accidentes aislados. Y acusan al Concello de haber minimizado la muerte de su mascota y no tomar medidas para proteger la fuente durante el verano. Selva, recogida en Asturias hace dos años, era conocida en O Castro por ser el único can de su raza. Un día tocó el agua de la fuente y cayó fulminada «en milésimas de segundo».

Los técnicos del departamento de Electromecánica midieron la corriente y no encontraron nada que justificase la muerte de Selva. Alegaron que si hubiese habido una fuga, habrían saltado los sistemas automáticos, lo que no ocurrió. Tampoco tenía la pata quemada y, a decir verdad, el propio dueño metió la mano en el agua y no le dio calambre. «Quizás la resistencia a la electricidad es distinta en perros y personas, los animales son más sensibles», dice Pedro Rodríguez. No denunciaron porque «si la policía te dice que no, ¿qué vas a hacer? Pero puede que haya más casos». Al tener noticia del caso del domingo «nos sentimos como si el Concello nos hubiese tomado el pelo, ese sitio es peligroso, aquí se muere por un cortocircuito».

«Mi perra entró en el estanque, gritó y murió. Alguien metió la mano en el agua y pasaba la corriente»

Alba Sánchez

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«Denuncié al Concello para evitar que lo que le pasó a mi perro le pase a un niño»