Balones a Dani Barcia, la jugada saldrá bien

Nico Clouston

CANTERA

CESAR QUIAN

17 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Coincidí con Dani Barcia la pasada temporada, que es la que explotó como jugador. Por lo que me decían, era bueno, siempre rendía, pero no destacaba como ahora. Yo, al llegar, me quedé impresionado. Ya desde pretemporada, volviendo a la competición tras la pandemia, se veía que estaba a un gran nivel. Además nos compenetrábamos muy bien. Los dos somos tranquilos en el vestuario. Pero lo que más me sorprendía de él es que siempre se quedaba después del entrenamiento, haciendo más de lo estipulado por el preparador físico. Siempre quería hacer más y de hecho tiene un entrenador personal, con el que trabaja al margen de lo que ya hace en el Deportivo.

Ahí, en ese verano del 2020, dio un salto a nivel físico. Seguramente se notó ese trabajo que hacía aparte para coger forma y sobre todo fuerza. Y luego mejoró mucho a nivel de confianza. Empezó a atreverse a hacer un montón de cosas que antes no hacía. Él siempre fue bueno con el balón, pero la pasada temporada, a medida que pasaban los partidos, intentaba cada vez más cosas. Lo que hace en el campo, es algo que no es muy habitual. Porque él es alto [1,88 metros] y además juega muy bien la pelota. Incluso en profesionales vemos que los defensas menos altos son los que sacan el balón y los de más envergadura se dedican a otras funciones. Dani no. Tiene un físico portentoso y además juega muy bien.

Fue un placer jugar a su lado. Recuerdo algunas veces que yo igual no tenía las ideas tan claras, pero sabía que si cambiaba el balón hacia la izquierda, la jugada solía salir bien. Él ahí ya decidía bien. Hacía un cambio de orientación y te sacaba de apuros, en esos instantes en los que podías estar espeso. Creo que hicimos una buena dupla. Jugamos cómodos, éramos rápidos para ir a la espalda y los pocos goles que encajamos fueron por tonterías. Todo lo que le pasa es merecido.