Mucha expectación, dudas sobre el espectáculo

Paco Liaño

TORRE DE MARATHÓN

Jugadores del Racing de Santander, durante su partido en Barreiro
Jugadores del Racing de Santander, durante su partido en Barreiro XOAN CARLOS GIL

23 oct 2021 . Actualizado a las 17:40 h.

En Santander las expectativas alrededor del partido contra el Dépor son enormes. El Racing lleva demasiado tiempo fuera del fútbol profesional —de las últimas diez campañas ha pasado ocho en Segunda B— y el encuentro se ha vendido como el mejor que se podrá ver en esta categoría. Eso llevará a mucha más gente de lo habitual a El Sardinero, con el apoyo en cuanto a número y ambiente de la afición blanquiazul que protagonizará un desplazamiento masivo. Unas condiciones óptimas para un gran duelo, a las que está por ver si el espectáculo es capaz de responder.

Los números también invitan al optimismo. Es cierto que el Racing ha ganado todo en casa y a ello hay que sumarle esta racha reciente que incluye la victoria de Badajoz y el empate en Ferrol. Aún así, quienes acudimos a menudo al estadio echamos de menos un juego más vistoso. La exigencia es similar a la que se le impone al Dépor: se pide al equipo que no pase de puntillas por la categoría. Sin embargo, no sobran los argumentos para dominar con autoridad.

Lo mejor está, curiosamente, donde más dificultades encuentran la mayoría de clubes: la zona de ataque goza de recursos para desequilibrar, especialmente a través de tres piezas. Soko aporta velocidad y es muy difícil de defender si encuentra espacios hacia los que correr. A cambio, le cuesta contribuir con ayudas al lateral, donde las alternativas pasan apenas por un par de canteranos que vienen de actuar como centrales. En esa banda se puede desequilibrar el choque para cualquier lado.