El «play-in» de la NBA apunta a un partido épico entre LeBron James y Stephen Curry

L. B. T.

TORRE DE MARATHÓN

Con tres jornadas por disputarse y la tabla muy apretada, los aspirantes al anillo tratan de esquivar la séptima y la octava plaza y no tener que jugar la repesca

12 may 2021 . Actualizado a las 17:22 h.

Este domingo finaliza la temporada regular de la NBA y se va a cobrar víctimas. En el Oeste, cuatro superestrellas de la Liga corren el grave riesgo de no alcanzar las eliminatorias por el título: Damion Lillard (Portland Trail Blazers), Luka Doncic (Dallas Mavericks), LeBron James (Los Ángeles Lakers) y Stephen Curry (Golden State Warriors). En el Este, un clásico como los Boston Celtics también podría irse a casa antes de tiempo.

La novedad del «play-in»

Tradicionalmente, en la Liga estadounidense, los ocho primeros clasificados de cada Conferencia accedían directamente al play-off. Pero esta temporada, reducida de 82 a 72 partidos por el covid, es diferente. Los equipos que finalicen el curso del séptimo al décimo clasificado tendrán que jugarse el acceso a través del llamado play-in, una especie de repesca estrenada el curso pasado en la burbuja de Florida e ideada inicialmente para compensar a los aspirantes a los dos últimos billetes de acceso a la postemporada el déficit de partidos jugados al que obligó la pasada temporada la pandemia. Tras el éxito de crítica y público, ha venido para quedarse. Con un cambio de modelo, eso sí.

El nuevo formato es atractivo para el espectador. Entre el séptimo, el octavo, el noveno y el décimo clasificado de cada Conferencia se jugará una semifinales y dos finales por los últimos dos puestos que dan acceso a las eliminatorias. Una auténtica faena para los que finalicen en el puesto siete y en el ocho —hasta este miércoles, Lakers y Warrios en el Oeste y Celtics y Hornets en el Este— y una bendición para el noveno y el décimo —Grizzlies y Spurs en el Oeste; en el Este, Pacers y Wizards respectivamente—. El propio LeBron James, que ya le ve las orejas al lobo, criticó el formato de manera enérgica esta misma semana: «Quien sea al que se le ocurrió esa mierda merece ser despedido».