Defensa de cuatro y otros apuntes


No vamos a engañarnos. En este Deportivo del 2021 también hay preguntas que no tienen respuesta. Las hay pequeñas, como por qué no se optó por dar descanso a teóricos titulares ante el Alavés; las hay muy grandes, como cuál fue la teoría que avaló que era interesante hacer a Nacho González atravesar medio planeta para acabar de corto en Riazor.

Sigue habiendo interrogantes en el Deportivo, por supuesto, pero este miércoles el aficionado vio por fin algo de luz coincidiendo con el inicio del nuevo año.

La imagen del conjunto de Vázquez en el partido de Copa, evidentemente, fue buena y, evidentemente, hay que cogerla con pinzas. Nadie da la vida por ganar un partido de treintaidosavos de final. El Alavés tampoco, quedó patente. El equipo de Machín se tomó la vida con la calma propia de un festivo en el primer tiempo, y el Dépor se gustó. En la segunda parte, los babazorros apretaron más, el premio era pasar de ronda y, sobre todo, evitar una prórroga innecesaria. Como son mejores, ganaron por pura lógica.

Con todos esos peros, que vayan por delante, el Deportivo firmó ante el Alavés la mejor primera parte que la memoria reciente es capaz de recordar.

Lo hizo jugando con cuatro defensas —la fórmula que más puntos ha dado al Deportivo este curso—, con Valín por la derecha y Bóveda de central. Funcionó atacando insistentemente por el flanco de Keko, que es donde más pólvora tiene de una manera descaradamente clara y con Celso Borges jugando donde debe jugar. También un fabrilista, Manu Mosquera, fue titular y no empeoró a compañeros más glamurosos. Siempre está bien tomar algunos apuntes. Por si sirviesen de cara al futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Defensa de cuatro y otros apuntes