La hora de un Dépor más trabajado

Después de trece días sin competición, el equipo coruñés aspira a ofrecer su mejor versión colectiva y sus futbolistas, el rendimiento individual que de ellos se espera


Aficionados del Dépor: bienvenidos al futuro. Los frutos de los trece días sin competición que acaba de disfrutar la plantilla entrenada por Fernando Vázquez deben comenzar a verse desde este domingo. Es el momento de un equipo llamado a ganar con un fútbol de más quilates e intención que el aplaudido hasta ahora únicamente a partir de los resultados. El Deportivo está llamado a seguir sumando de tres en tres, pero también a comenzar a plasmar ese potencial de buen fútbol, goles y dominio que sus jugadores llevan en las botas y que hasta ahora apenas se ha vislumbrado.

El partido (17.00 horas, televisado por la plataforma Footters) en Guijuelo debe servir como pistoletazo de salida para un Dépor tan esperado por la afición como convencido de sus posibilidades. Entrenador y jugadores han coincidido en señalar el descanso liguero como positivo para un colectivo respaldado por los triunfos, pero al que todavía le falta convencer. Los trece días sin competición han servido para apuntalar estados de forma de jugadores que aún están por descubrir como Miku, que hoy podría ser titular, Borges, Nacho o el casi inédito Rui Costa. También han permitido recuperar a lesionados o tocados como Bóveda, Salva Ruiz, Granero o Héctor Hernández, al tiempo que como última vuelta de tuerca para encajar todas las piezas de un bloque llamado al ascenso desde el currículo y el presente de futbolistas de superior categoría.

Se acabaron las excusas para un equipo que debe haber empleado estos entrenamientos para que desde la tranquilidad de la clasificación su fútbol deje de chirriar. Diez puntos de doce sirven como punto de partida para este Dépor del futuro que se ha de materializar desde esta misma tarde. El campo de hierba artificial de Guijuelo se convierte en un nuevo examen para un cuadro coruñés llamado a marcar diferencias en todas las circunstancias: frente a adversarios clásicos de la categoría, como el rival salmantino de este domingo, y también contra los llamados a discutirle la supremacía en la primera fase. Estos, que ahora mismo son el Racing y el Pontevedra, le aguardan a la vuelta de la esquina en el exigente final de año que queda por delante. Todo a partir de este domingo, cuando suena la campana para una mejor versión del Deportivo.

El que más tira y el que menos concede

El Dépor juega en Guijuelo consolidado como el que menos encaja de todo el primer grupo de Segunda B. Es decir, con el único tanto que recibió (el que le marcó el Salamanca UDS en la primera jornada) se destaca como el menos goleado del subgrupo A en que está inmerso y también del subgrupo B que conforman los rivales con que se emparejaría en una segunda fase por el ascenso. En el cómputo de los 102 clubes que conforman la categoría, hay un solo equipo que abre la jornada sin haber encajado gol alguno: el Navalcarnero. El Guijuelo, el rival coruñés de hoy, destaca por tratarse del que más remata por partido en el subgrupo, aunque ha marcado exactamente los mismos goles que el Deportivo, cuatro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La hora de un Dépor más trabajado