El Coruxo, un club de barrio al asalto de Riazor

Míchel Alonso, que trabajó en la secretaría técnica del Deportivo, no ve diferencias entre jugar en Guijuelo o en el estadio coruñés

Míchel Alonso dirige a sus jugadores en un entrenamiento
Míchel Alonso dirige a sus jugadores en un entrenamiento

La ruta del Deportivo por Segunda B lo enfrentará este domingo (12.00 horas, TVG-2) a un orgulloso equipo de barrio. El Coruxo, de la parroquia viguesa del mismo nombre y fundado en 1930, arranca su décima temporada seguida en Segunda B decidido a aprovechar el altavoz que el club coruñés le brinda. Así se expresa su entrenador, el ferrolano Míchel Alonso, quien afronta su segunda campaña en el banquillo: «Es probable que la gente que sigue al Deportivo no conozca a dos jugadores del Coruxo. Quizá se ponga a mirar esta semana, pero es algo que hasta ahora no tocaba. En ese aspecto, tenemos muchos jugadores gallegos, alguno sí que tocó el fútbol profesional, pero otros llevan muchos años en Segunda B, como yo también, en Segunda B y Tercera. Sabemos que estar cerca del Deportivo nos va a dar un altavoz a todos. La palabra no es reivindicarse, pero sí que nos va a servir para decir que estamos aquí».

Alonso, un loco del fútbol que se sacó el título de entrenador nacional con solo 21 años y nunca fue jugador profesional, formó parte de la secretaría técnica del Dépor entre diciembre y junio de la temporada 2015-16, con Víctor Sánchez del Amo en el banquillo blanquiazul, hasta que le llamó el Racing de Ferrol. «Fue enriquecedor. Cuando estaba en la secretaría técnica del Dépor me consideraba un entrenador haciendo ese trabajo. Pero, con todo el respeto, me pareció mucho más productivo para mí que para otros que hacen ese mismo trabajo y nunca han sido entrenadores», explica, antes de acordarse de la trascendencia que acompañaba cada decisión en el Deportivo: «En un club como el Dépor, que es grande en la categoría en la que esté, todo tiene repercusión. Lo vemos hasta en el Fabril, que cuando hace fichajes de fuera hay siempre discrepancias y genera muchos comentarios». Tras el Racing, Alonso también pasó por la dirección deportiva y el banquillo del Rápido de Bouzas antes de dar el salto al Coruxo, donde tiene claro su referente: Fernando Vázquez. «Seguramente es el entrenador gallego más importante de la historia. Está Cid Carriega y otra gente, pero Fernando, si no el primero, está en la cima seguro», subraya.

Ni antes, ni en aquella etapa en la secretaría técnica, ni posteriormente se imaginó acudir a Riazor para enfrentarse al Deportivo en Segunda B. «Es un partido especial, porque es especial que el Deportivo esté en esta categoría. Pero como entrenador, y con todo el respeto al Deportivo, que por potencia de plantilla tiene la mejor de la categoría, tal y como está este grupo de competitivo no veo muchas diferencias entre tener que ir a Guijuelo o a Riazor», razona. Ni siquiera desde el punto de vista de una plantilla con jugadores de Vigo y con muchos canteranos del Celta. «Claro que no contarían nunca con jugar en Riazor con el Coruxo, pero es fútbol y es algo natural», zanja.

 «Si pudiera le quitaría a Uche Agbo, es desproporcionado que esté en Segunda B»

El Coruxo jugará contra un Dépor que disfruta de un vestuario de campanillas. Si Míchel Alonso tuviera posibilidad, le quitaría a Uche Agbo para el partido del domingo. «El Deportivo tiene muchos jugadores para estar en una categoría superior, pero Uche, por su perfil y lo que aporta desde el punto de vista táctico, es desproporcionado que esté en Segunda B, porque jugaría en muchos equipos de Primera, en muchos», insiste, al tiempo que señala como esperadas las críticas que el Dépor está recibiendo por su fútbol en este inicio liguero. «No es que las vea normales, no entro en eso, pero es lo esperado. Llegas a una categoría y la gente piensa que vas a ganar todos los partidos 5-0, pero eso es muy complicado. El Deportivo se tiene que asentar como el resto de los equipos, pero de 9 puntos lleva 7, que no está mal. Con esa media quedarán de primeros», augura.

En cambio, el Coruxo acudirá a Riazor decidido a zanjar su mala racha en las tres primeras jornadas: colista y sin marcar un solo gol. «El otro día nos anularon un gol válido, y otros años piensas que unas veces te dan y otras te quitan, pero ahora no va a haber tiempo ni a que te lo devuelvan. Igual tocaría que te lo diesen en la jornada 20, pero ya no hay Liga», bromea su técnico. En este sentido, considera el partido contra el Dépor como una oportunidad para que su equipo pase página y despegue definitivamente: «No va a ser un partido más. Estamos teniendo mejores sensaciones que puntos, pero hay que tener puntos, aunque las sensaciones empeoren, tenemos que reaccionar ya».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Coruxo, un club de barrio al asalto de Riazor