Renovación con victoria

TORRE DE MARATHÓN

GONZALO BARRAL

Bergantiños alcanzará los treinta encuentros estipulados en su contrato en el duelo con el Huesca, en el que los tres puntos son imprescindibles para ambos

04 jul 2020 . Actualizado a las 20:23 h.

Treinta partidos. Como titular o con más de tres cuartos de hora de césped. Van 29, incluido ese en el que tuvo que reemplazar a Somma a la altura del minuto 10. El italiano, que se rompió el cruzado por tercera ocasión en su carrera, presenciará hoy desde el palco cómo su sustituto se gana a pulso una renovación, sin necesidad de esperar a la oferta que le presentará el club. En el Deportivo quieren que Álex Bergantiños siga prestando servicios a pie de campo al menos un curso más, antes de asumir otro tipo de tareas para la entidad blanquiazul. Un cambio de menesteres que garantiza por contrato suavizar la retirada de quien ha pasado toda su carrera ligado al conjunto blanquiazul. El documento registra también la prórroga automática por un curso de la vida en pantalón corto del capitán, en cuanto acumule treinta duelos. Hoy mismo.

Partido 250 de su carrera

El que le medirá al Huesca estará bien surtido en cuanto a cifras. Bergantiños no solo llegará a los 30 encuentros esta campaña, también alcanzará los 250 partidos en esa copiosa trayectoria defendiendo al Dépor. Por su cabeza no pasará sin embargo un número redondo. Se detendrá en el tres. El de los puntos en juego en un choque crucial; para la visita y para el anfitrión.

El feliz retorno de los aragoneses al fútbol postparón les ha dejado a tiro de ascenso directo. Encadenan dos victorias y cuatro duelos sin perder. Llegan con el plantel casi al completo; a excepción de Doukuré, quien el jueves se rompió el tendón de Aquiles cuando apenas había pasado un mes desde su retorno tras otra grave lesión. La baja del centrocampista cedido por el Levante dará a Pedro Mosquera muchas más opciones de formar en el once. El coruñés engrosa la lista de ex en el plantel oscense. La completan Luisinho, Insua y Juan Carlos. Solo el central de Arzúa, con molestias, faltará en un Riazor vacío para medirse al conjunto más en forma en este tramo decisivo.

El Dépor de Fernando Vázquez no ha caído desde que se reinició la actividad y solo el grave error de Ortiz Arias en Tenerife privó al conjunto blanquiazul de abrir una brecha casi definitiva con la zona de descenso y aproximarse a solo cinco puntos de esa quimérica plaza en la promoción.

Ais Reig y Borja Valle

Al árbitro del colegio madrileño le sucederá hoy uno adscrito al valenciano de quien el conjunto coruñés guarda un recuerdo todavía peor. Rencor personificado en Borja Valle, expulsado hace un año por Ais Reig a raíz de unas palabras -«Sinvergüenza de mierda»- que, según proclamó el agente del futbolista, este nunca llegó a pronunciar. También vieron la roja aquel día Pablo Marí, por una falta que no cometió, y el entrenador Natxo González.

El técnico actual no podrá sentarse en el banquillo de Riazor debido a la sanción de dos encuentros que arrastra del Heliodoro. Si estará en el campo Valle, a falta de saber si será titular. Las opciones del berciano crecen tras las lesiones de Uche y Nolaskoain. Las alternativas para acompañar a Gaku en la medular pasan por Vicente, Gandoy o Bergantiños, aunque el capitán se ha vuelto imprescindible como central. Desde allí atrás se adelantará al club para dejar atada su renovación.

Vázquez: «Podré hablar y gritar desde el palco»

Fernando Vázquez no podrá recibir al Huesca sobre el césped de Riazor. El técnico, que cumplirá el primero de sus dos encuentros de sanción tras la roja de Tenerife, se refirió en sala de prensa a esta situación. «Lo normal es que esté en el palco. Considero que puedo hablar y gritar desde allí. Con eso sería suficiente; y si no, tengo a David que bajaría rápidamente para comunicarse con el banquillo», detalló en cuanto al proceso de transmisión de instrucciones.

Después aludió a la sanción en sí. «Mi suspensión por decir ‘‘no lo ves’’ habría que debatirla. Cometí una pequeña falta, que sería cartón amarillo, y por esa pequeña falta me impiden dirigir el partido el domingo. Impedir a un entrenador que haga su trabajo de dirección de partido no me parece nada bien. No es un castigo a Fernando Vázquez, es un castigo al club y no sé por qué los clubes no reaccionan», lamentó.