El Dépor, rey del último minuto

Ha festejado cuatro goles contra el Tenerife, la Ponferradina y el Rayo en los cinco últimos minutos de las seis jornadas disputadas desde el reinicio liguero


a coruña / la voz

El Dépor se convierte en un equipo de mecha lenta y que es capaz de madurar los partidos hasta dinamitarlos gracias al arreón final. Justo cuando las fuerzas corren el riesgo de flaquear, en ese momento el colectivo entrenado por Fernando Vázquez da el mejor rendimiento y se erige en el imparable rey. Nada menos que cuatro goles ha celebrado en las seis últimas jornadas disputadas: dos de Aketxe (el de este martes al Tenerife y el de la remontada que finalmente no fue al Rayo) y los dos a la Ponferradina (el que un defensa se marcó en propia puerta y el del homenaje de Çolak a la afición).

Destacado como uno de los equipos más en forma de la reanudación liguera, este postrero afán depredador no encuentra comparación en sus rivales. Solo en la cima de la clasificación el Cádiz (tres tantos en los cinco últimos minutos de estas seis jornadas), así como el Zaragoza y el Huesca (ambos con dos en cinco) pueden compararse con el colmillo que le asoma al Dépor cuando el cronómetro encara sus latidos finales. Ayer se sumó el Lugo, que marcó su tercer gol en el minuto 93. El esfuerzo blanquiazul por exprimir sus partidos hasta la última gota adquiere toda su dimensión, si se tiene que cuenta que hay diez equipos, casi la mitad del campeonato, que no han marcado gol alguno en esos decisivos instantes.

Si el Dépor se destaca como el indiscutible rey de estos minutos finales, Aketxe acaudilla este afán goleador con dos tantos. El mediapunta marcó de penalti el momentáneo 3-2 al Rayo en el minuto 89, y este pasado martes acabó rompiendo el cántaro en el minuto 92 tras el aluvión de ocasiones de su equipo en Tenerife. También sirvió, con ese efecto endiablado que le da al balón, el córner que el defensa de la Ponferradina Trigueros embocó en su propia portería. El cuarto gol blanquiazul, aunque fue de Çolak, también llevó el sello del vasco, capaz de completar una gran jugada remontando por la línea de fondo antes de servir el centro que acabó en las botas de su compañero. 

Segundas partes

Quizá haya un plan, o quizá se trate simplemente de una cuestión de azar, pero el caso es que el Deportivo apenas ha marcado un gol en la primera mitad de sus partidos y este llegó precisamente durante el tiempo añadido. Fue el que Sabin Merino anotó de chilena contra el Oviedo. En las segundas partes cayeron todos los demás, comenzando por el de Peru al Oviedo, los de Santos y Mollejo al Rayo, así como el de Vallejo al Elche. Es decir, el acierto se vuelve a veces tan caprichoso, que el equipo blanquiazul ha marcado casi tantos goles en esos cinco últimos minutos de sus partidos (cuatro), como en el transcurso de los 85 anteriores (cinco).

Pero el olfato deportivista en esos instantes finales de sus partidos no ha comenzado ahora. Antes del confinamiento ya había marcado otros cuatro goles así: Koné dio el triunfo frente al Alcorcón (0-1) en el 92, ya con Vázquez en el banquillo. Anteriormente, Peru se convirtió en el héroe que zanjó la horrible racha de 19 jornadas sin ganar marcando en la primera vuelta al Tenerife (2-1) en el minuto 95; Aketxe también salvó el empate en la primera vuelta contra el Sporting (1-1) en el minuto 95; y la Liga arrancó en Riazor en agosto con aquel golazo de Santos que dio los tres puntos contra el Oviedo (3-2) en el minuto 88. Sin embargo, no siempre los últimos minutos sonrieron al equipo coruñés. En la primera vuelta contra el Numancia dominaba por 3-1 en el marcador, pero el contrincante igualó (3-3) con dos dianas en esos cinco últimos minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Dépor, rey del último minuto