Fernando Vázquez reabre su laboratorio

El Deportivo, que trabaja con todo el grupo desde el lunes, ya puede volver a ensayar las acciones a balón parado que le han dado ocho puntos con Vázquez


A Coruña

«Al fin todos». Ese es el pensamiento que desde el lunes seguramente más se repite en la cabeza de Fernando Vázquez, que está viviendo la pretemporada más surrealista en sus más de tres décadas de profesión. Y es que durante los diez primeros días, el de Castrofeito apenas pudo desarrollar su trabajo y todo el peso de los entrenamientos recayó en un Manuel Pombo que se dedicó a la construcción del estado de forma de los jugadores, con trabajos personalizados e individualizados; mientras que en las tres siguientes Vázquez tuvo que trocear su libreto táctico en grupos de 10 o de 14 por las exigencias del protocolo de entrenamientos de la Liga. Es ahora, desde este lunes, cuando Fernando ha reabierto su laboratorio, para comenzar a preparar un inicio que ya es inminente. Hoy lo hará en doble sesión, aprovechando la inmensidad de la ciudad deportiva.

En concreto, uno de los aspectos que empezará a trabajar es el del balón parado, una faceta del juego que apunta a fundamental en el regreso de la competición, tal y como se está demostrando en el banco de pruebas del nuevo fútbol, la Bundesliga (en la liga alemana se está marcando un gol cada dos partidos de este modo, cuando antes de la pandemia el peso era inferior, uno cada tres).

Un aspecto que precisamente ya era fuerte en el Deportivo de Vázquez y que ahora podrá seguir mejorando. Desde la llegada del de Castrofeito y hasta el parón, la tercera parte de los tantos anotados por el conjunto coruñés habían llegado a balón parado. Una incidencia que sobre todo fue letal durante la racha buena del principio y que reportó de forma directa 8 puntos al equipo coruñés (sin estos goles el Deportivo seguiría como claro colista, con la salvación casi imposible).

Así, desde el encuentro del debut en Soria ante el Numancia el 5 de enero hasta el del Zaragoza, el de la primera derrota, el 23 de febrero, los blanquiazules anotaron 4 goles a balón parado sobre un total de 52 acciones: en Soria (0-1), en Alcorcón (0-1) y en Riazor ante el Racing de Santander (2-1) y el Las Palmas (2-1).

Por su parte, en el aspecto defensivo, en la racha de seis victorias seguidas, el Deportivo no encajó ningún gol. Fue precisamente en el momento de recibirlos cuando comenzaron a llegar los malos resultados. Así, en esa misma serie de partidos (de Soria a Zaragoza), el Dépor recibió 4 goles (2 contra el Girona, 1 de ellos de penalti, y 2 en La Romareda), sobre un total de 93 jugadas en contra.

En total, Fernando Vázquez dirigió al Deportivo en 10 partidos (a esa serie de 8 del estudio anterior hay que sumarle el empate contra el Lugo y la derrota en Almería). Con el de Castrofeito en el banquillo, los deportivistas lanzaron un total de 34 saques de esquina y marcaron 2 goles; mientras que defendieron 66 y recibieron también 2 tantos. En cuanto a faltas, los pupilos de Fernando Vázquez lanzaron 33 y anotaron 2 dianas; y recibieron el lanzamiento de 45 en contra para solo encajar 1 gol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Fernando Vázquez reabre su laboratorio