De la carnicería a arquitecto mundial del fútbol; Luis Suárez cumple 85 años

TORRE DE MARATHÓN

El coruñés y exdeportivista, único Balón de Oro español, nació un 2 de mayo de 1935

02 may 2020 . Actualizado a las 19:39 h.

Luis Suárez Miramontes (A Coruña, 1935) podría haber tenido una vida tranquila detrás del mostrador de la carnicería de sus padres en la Calle de Hércules, pero empezó a darle patadas a una pelota. Muchas veces en la playa de San Amaro. El fútbol, con sus muchos peros, es democrático. No importa tu estirpe, la cuenta corriente o los contactos de la familia. Si le pegas bien y eres lo suficientemente listo sobre el césped (y también fuera), el camino se despeja.

Luis Suárez trabajando en la carnicería que regentaban sus padres en la calle de Hércules.
Luis Suárez trabajando en la carnicería que regentaban sus padres en la calle de Hércules. ALBERTO MARTI VILLARDEFRANCOS

Luis Suárez brilló en la cantera del Deportivo hasta que alcanzó el primer equipo el 6 de diciembre de 1953. 25 años antes de que España aprobase una constitución que el día de su primer partido hubiese sido la peor pesadilla del que mandaba cuando Luisito saltó al campo como titular ante el Barcelona. Precisamente. Los culés le hicieron un set a los coruñeses; con Otero, Oswaldo o Arsenio, además de Suárez, en el equipo titular. Pahíño ni siquiera pudo disimular el abultado 6-1. Sería el primero de los 17 partidos que el coruñés disputó con la camiseta blanquiazul (tres goles) antes de que el Barcelona se lo llevase a Les Corts con la temporada futbolística todavía en curso. El resto es historia.

Luis Suárez ya se había convertido en un referente en el medio del campo del Barça antes de que Helenio Herrera, extécnico deportivista y futuro arquitecto del gran Inter de Milán, aterrizase en el equipo catalán. Dos Copas, dos Ligas y dos Copas de Ferias levantó. Su supremacía en el aspecto individual ya era aplastante con el cambio de década. Luis Suárez inauguró los 60 ganando el Balón de Oro. El Inter fue a por él. Desembolsó una cantidad de dinero récord en la época y fue el primer futbolista español en emigrar al calcio. El Barcelona dejó ir a su jugador dorado rumbo a Milán 40 años antes de que lo volviese a hacer con Rivaldo, otro exdeportivista de recuerdo breve en Riazor.