El falso nueve no funcionó


La gran modificación del Deportivo respecto al partido anterior radicó en la desaparición del atacante de referencia, lo que dio más libertad y movilidad a Koné y Mollejo. Con un mediapunta ahí situado, pero no tan participativo en el juego, el cambio táctico se diluyó. Aketxe aportó menos opciones ofensivas que en la última jornada había hecho Longo, pues casi todas las ocasiones reales del Dépor llegaron desde las botas de Mollejo. A mí no me convenció el falso nueve, porque la defensa del Lugo se encontró siempre demasiado cómoda, jugó muy tranquila, y eso no fue bueno para el Deportivo. Se le molestó poco, especialmente por la zona del falso punta. Así, el equipo echó de menos un delantero centro de referencia. ¿Longo o Santos? Ninguno en concreto ofrece unos números como para tirar cohetes, ni para que nadie se acuerde de que no están en ataque, pero creo que la aparición en el campo en la segunda parte de una referencia ofensiva quizá hubiera dado al equipo un empujón que sí faltó.

Curiosamente, conforme el partido avanzaba, el Dépor, el más necesitado de los dos por llevarse el derbi, se fue diluyendo. Una vez más, los cambios no han aportado ni siquiera la frescura individual que se presumía que podían aportar. Esto no es culpa del entrenador ni del planteamiento, sino responsabilidad individual de la gente que sale, que no es capaz de que esto varíe. El Dépor mantiene la portería a cero, ha sumado otro punto, pero esto no va a ser suficiente para el resto de la temporada. Hay que agarrarse a los números, y estos dicen que así no va a llegar. El empate fue justo en virtud del cómputo general del partido, pues ni el Dépor mereció ganar, ni el Lugo insistió lo suficiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El falso nueve no funcionó