Efecto mariposa en Abegondo

TORRE DE MARATHÓN

PEDRO MACEIRA

Fede Cartabia dejará su sitio a Longo a la espera de que Rolán desencadene más movimientos

15 ago 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El aleteo de una mariposa en Brasil puede generar un tornado en Texas y un rosarino ejercitándose bajo techo en Abegondo permite que un italiano haga las maletas en Milán. Es el efecto mariposa del fútbol, una escenario de trayectorias imprevisibles y en el que el Deportivo debe moverse para cerrar sus capítulos aún pendientes hasta que el mercado baje la verja.

Fede Cartabia no saltó ayer al césped de Abegondo junto a sus compañeros. Entrenamiento específico en el gimnasio, decían desde el club. No interesa dañar al producto antes de que se cierre un trato que va por buen camino y que, si el plan sale bien, llevará al argentino cedido hasta Emiratos Árabes. Desde el club entienden que la pérdida de su talento compensa en lo económico.

El verano planteaba tres nombres propios por encima del resto. Pedro Mosquera, Fede Cartabia y Diego Rolan. Sus tres salarios comprometían buena parte del presupuesto disponible para configurar la plantilla. El contrato del primero fue liquidado en un caso que tendrá recorrido judicial. El segundo está en la rampa de salida y su cesión permitirá liberar espacio y anunciar por fin la cesión de Samuele Longo -con una opción de compra obligatoria en caso de ascenso- que espera en Italia sabiendo que Lukaku, Icardi, Lautaro Martínez o Candreva le cierran todas las puertas. Una vez el caso de Fede se resuelva, el uruguayo será la última pieza oscilante. Si cae, habrá nuevo efecto dominó. Si aguanta, todo seguirá igual.

Diego Rolan

Marca la diferencia en el campo y en lo económico

El internacional se entrena con normalidad y, siguiendo su evolución en la ciudad deportiva, no es descartable que sea titular. Sin duda, su talento sería diferencial en Segunda División. Pero su ficha también lo es -incluso con la rebaja de su salario tras la pérdida de categoría- y el dinero pesa más. El delantero tiene cartel, se le ha vinculado con algún club, pero el Deportivo, que debe hacer frente todavía a la amortización de su fichaje, espera en busca de una opción que le libere de su sueldo y pague parte de esa deuda.

El lateral izquierdo

Una incógnita sin despejar tras la llegada de Luis Ruiz

Cuando Luis Ruiz fue presentado, Carmelo del Pozo dejó claro que la posibilidad de tener tres carrileros zurdos en plantilla no es una opción. Aparentemente la nómina estaría completa con Diego Caballo acompañando al ex del Lugo. La llegada de un nuevo hombre para ese puesto implicaría la salida del charro.

Róber Pier

Epílogo de una historia recurrente en pretemporada

Róber Pier será jugador del Levante. Parece la historia de todos los veranos desde que Pepe Mel anunció públicamente en julio del 2017 que quería trabajar con el canterano de cara a aquel curso en Primera División. Pero esta historia se acabará en las próximas horas y ni la devoción de Carmelo por el zaguero ni su condición de hombre de la casa podrán impedirlo.

El defensa se irá traspasado al equipo que le dio la oportunidad de consolidarse en Primera cerrando su etapa como blanquiazul. Una relación que comenzó en las categorías inferiores.

El Deportivo espera percibir algún tipo de compensación por el jugador, pero desde la entidad coruñesa se resignan sabedores de que no están en condiciones de exprimir al Levante. El jugador quiere ayudar al Dépor a obtener un buen trato pero su contrato le permitiría salir cedido a un club de Primera a coste cero en su último año de contrato. Además, su grave lesión no permite ejercer presión desde la plaza de Pontevedra. El resultado de todos estos condicionantes acabarán desembocando en la salida de Róber hacia Valencia con el club atando cualquier tipo de contrapartida positiva que puedan recibir, bien sea inmediata o en forma de porcentaje de una futura venta.