El bloque que sostiene al Mallorca

Vicente Moreno confía en un grupo que ha llevado al recién ascendido a la final de la promoción junto al Dépor


Ni siquiera a estas alturas de curso, con tanta fatiga acumulada, hay mucho espacio para las rotaciones en los planes de Vicente Moreno. El Mallorca se sostiene en un bloque bien definido.

Manolo Reina

Un cerrojo con lagunas. El Albacete estuvo a un par de dedos de igualarle la eliminatoria al Mallorca en la última jugada del cruce. Lo evitó Reina, reaccionando abajo al peligroso disparo de Eugeni, dentro ya del área grande. El veterano meta de los baleares ha evitado varios goles este curso, indiscutible en un puesto que solo ha abandonado por lesión durante cinco jornadas. Es un portero de reflejos y carácter, que sin embargo tiene algunas lagunas, especialmente por alto. El formato de promoción no admite tandas de penaltis, una suerte que no se le da mal a Reina: ha parado tres esta campaña; dos de ellas, en un mismo partido con el Almería.

Joan Sastre

Un canterano en el carril. La prometedora carrera de Joan Sastre se detuvo durante unos meses al comenzar la actual campaña. Una tendinitis en la rodilla frenó al canterano, que se había convertido en pieza clave del ascenso bermellón a Segunda. Superado el percance, sentó a Fran Gámez y se volvió indiscutible. Solvente marcador y comedido en su proyección ofensiva, su mejor incorporación concluyó en un gol clave de Salva Sevilla al Granada.

Martin Valjent

Contundencia a préstamo. Ascender a Primera le facilitaría al Mallorca el dinero necesario para adquirir refuerzos. Sería lógico que entre las primeras inversiones figurara la destinada a atar a Valjent, el joven internacional eslovaco cedido por el Chievo. Su rendimiento lo merece. Central contundente, veloz, y con un decente manejo de balón, le lastran ocasionales faltas de concentración que varias veces ha pagado en forma de penalti. El último lo transformó Carlos Fernández en un 1-0 en el descuento.

Antonio Raillo

Feliz en el cuerpo a cuerpo. Entre los futbolistas más destacados del Mallorca figura un central áspero que a los 27 años maneja recursos de perro viejo. Feliz en el cuerpo a cuerpo, es un marcador pegajoso y un recurso importante en los centros al área. Tiene problemas de temperamento y aunque solo ha visto una roja este curso, ha rozado la expulsión varias veces.

Pervis Estupiñán

El veloz socio de Lago Junior. Estupiñán tardó en hacerse imprescindible. No arrancó la temporada como titular y después pasó varias jornadas de baja. Pero en cuanto se asentó en el once estableció junto a Lago Junior una fructífera sociedad en el carril izquierdo del Mallorca. El ecuatoriano, de incorporaciones rápidas y constantes, lleva ya tres goles y dos asistencias. La obvia vocación ofensiva abre espacios aprovechables a su espalda.

Marc Pedraza

Una escoba con pedigrí. Ángel Pedraza, menudo lateral, pobló durante siete temporadas la zaga del Mallorca. Su hijo juega unos metros por delante, pero no desmerece las virtudes defensivas del padre. Le falta creatividad pero le sobra rigor táctico.

Salva Sevilla

La clase no caduca. Cuando Salva acabó de quemar etapas en el Sevilla, Carlos Fernández aún no tenía edad para militar en los infantiles del conjunto andaluz que se lo ha prestado al Dépor. Encanecido de manera precoz, el centrocampista que mueve al Mallorca ya aparentaba veteranía antes de cumplir los 35. Por el pelo y por su forma de gobernar y leer el juego. A sus múltiples virtudes le suma un gran disparo a balón parado.

Ariday Cabrera

Un tapado en la derecha. La fenomenal campaña del recién ascendido tiene varios padres, pero pocas veces los focos se dirigen a la banda derecha. Sin embargo, allí se mueve un extremo que lleva siete goles y cinco asistencias este curso pese a haber perdido peso en el once. Un futbolista veloz y sacrificado.

Dani Rodríguez

El betanceiro sigue en racha. El fenomenal gol de Dani Rodríguez que redujo al mínimo las opciones del Albacete sin esperar al partido de vuelta es solo otra muestra de la explosión tardía del betanceiro. Llegó a Mallorca tras dos grandes cursos en el último rival de los baleares y se ha convertido en imprescindible, sumándose desde la medular al frente de ataque. Lleva tres pases de gol y otras tantas dianas.

Lago Junior

Recurso imprescindible. Para encontrar futbolistas a la altura de Lago Junior hay que volver la vista muy atrás, hasta centrarla en la portería. Los metas, menos propensos a compartir minutos son los únicos que han pasado más tiempo sobre el campo que el marfileño durante esta campaña en Segunda. El dato ya explica su importancia en el Mallorca sin tener que recurrir al de los once tantos anotados. El costado izquierdo de los baleares exigirá las mismas precauciones que ya reclamó el del Málaga.

Abdón Prats

El suplente de costumbre. Vicente Moreno apostó por Abdón Prats como delantero titular en el cruce con el Albacete. Una novedad para este canterano que se había convertido en el futbolista de la categoría que más veces había saltado al campo desde el banquillo. Inteligente y oportunista, ha visto puerta siete veces en ese papel de revulsivo.

Un par de refuerzos de invierno se han abierto hueco

Pese a lo caras que están las plazas en el once del Mallorca, hay un par de futbolistas que han logrado colarse con cierta frecuencia en el grupo de titulares que suele manejar Vicente Moreno. En enero, los baleares enviaron a Carlos Castro al Elche y centraron los esfuerzos en reforzar la parcela ofensiva. Nikola Stojiljkovic, internacional serbio cedido por el Braga, no ha llegado a sumar 80 minutos de juego, pero las otras dos apuestas del club bermellón han ofrecido un notable rendimiento.

Leo Suárez

Efervescencia en el extremo. El último en incorporarse a la disciplina del Mallorca fue un argentino menudo con experiencia en Primera. El Villarreal cedió hasta final de campaña al extremo Leo Suárez y este le ha peleado la plaza a Ariday hasta casi adueñarse de ella. Fue el jugador elegido por el entrenador para ocupar la esquina derecha en el once que alistó para el cruce con el Albacete. En la ida, el joven futbolista pagó la confianza con el primer gol de la eliminatoria, aprovechando el servicio de Abdón Prats. A esta capacidad anotadora, Leo le suma el desequilibrio que genera con el balón en las botas.

Ante Budimir

El efecto se diluye. El impacto de Ante Budimir no pudo ser mayor en menos tiempo. El ariete croata cerró sus primeras siete actuaciones como titular con cuatro goles, haciendo que la grada de Son Moix reclamara enseguida extender la relación con el punta cedido por el Crotone. Sin embargo, el delantero ha ido perdiendo eficacia y desde entonces solo ha visto puerta una vez en diez encuentros. Unos inoportunos problemas físicos le privaron de disputar la primera fase de la promoción y es duda para los duelos con el Dépor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El bloque que sostiene al Mallorca