El mejor Deportivo hasta el momento


El hecho de que el Deportivo empatase tan rápido después de haberse puesto por detrás en el marcador fue un punto de inflexión que condujo hasta una remontada muy celebrada. Hasta ese momento el Málaga había sido superior en Riazor.

En cuanto al juego hubo dos partes diferenciadas. La primera, que duró 20 minutos, con un Málaga que vino a hacer lo que hizo en las seis últimas jornadas: un equipo controlador, absolutamente superior al rival. Pero a partir del penalti el partido fue otro. A pesar del gol de Ontiveros -mal defendido por el Deportivo-, el equipo ya se había crecido.

Las decisiones tácticas por parte del Málaga también ayudaron. Se echaron atrás, quisieron controlar desde ahí y pagaron caro el error. Esto, unido a un Dépor que se volcó totalmente en busca de la victoria, llevado también en volandas por los 24.000 aficionados que ayer se dieron cita en Riazor. No solo consiguieron darle la vuelta al marcador, sino que la ventaja nos hace ser optimistas, cuanto menos, para el partido de vuelta en La Rosaleda.

Sería injusto destacar a un jugador por encima de otro porque el equipo ha estado a una altura enorme. Ha sido el mejor partido de la temporada con diferencia. Hemos vuelto a ver al Deportivo que ansiábamos ver.

Riazor gesta una remontada de oro para el Deportivo

Pedro Barreiros
;
Así fue la explosión de júbilo de Riazor tras el final del partido El final del partido y la victoria ante el Málaga desató una ola de felicidad en el estadio

Dos goles de Carlos, otro de Pedro y otro de Valle dan a los de Martí ventaja sobre un Málaga conformista

El mejor Dépor de la temporada puso un pie en la final de la promoción merced a una felicísima remontada. Pero el 4-2 final no se entendería sin el decisivo papel de la hinchada de Riazor. Una afición que siempre hizo creer a sus jugadores, nunca los abandonó, les insufló el oxígeno de un partido sin respiro y, por supuesto, disfrutó una victoria que puede valer oro de cara al choque del sábado en La Rosaleda.

Fue un partido de Primera. La tensión y el temor mutuo que se podía prever entre el Dépor y el Málaga para abrir la gran semifinal de esta promoción se quedaron en la pizarra. A una intensísima y espléndida primera parte, jugada con el cuchillo entre los dientes por los veintidós futbolistas, muy sufrida desde los banquillos y disfrutada por una afición convertida en el jugador número doce blanquiazul, le siguió una reanudación fantástica que premió sin duda a un gran Deportivo con pulmones de acero, pero también el derroche de dos equipos a los que la Segunda se le hace pequeña.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El mejor Deportivo hasta el momento