Tino Fernández se reivindica en una despedida sin autocrítica

Señaló ante el accionariado la falta de ilusión como motivo para dejar la presidencia del Deportivo y defendió la mejoría del club en su etapa


Su último discurso como presidente y el primero tras el anuncio de su renuncia como presidente del Deportivo. En un mensaje sin autocrítica, Tino Fernández aprovechó la Junta de accionistas para dar las explicaciones sobre su marcha que no había dado hasta el momento, antes de dar el relevo al nuevo consejo.

la herencia recibida

La mayor suspensión de pagos del fútbol español

La deuda recibida a su llegada a la presidencia del Deportivo fue uno de los pilares de Tino Fernández durante su discurso de despedida: «Nos tocó jugar con el dinero que teníamos y parte de él destinarlo a pagar la deuda. Llegamos con la mayor suspensión de pagos del fútbol español», señaló el ya expresidente sin hacer mención en ningún momento a Lendoiro, pero dejando claro que su posterior gestión fue clave para reducir la deuda: «Se ha reducido de 160 millones a 82. Se ha cambiado de acreedores, eso lo más importante. Pasamos de tener el mismo tratamiento que un preso de Guantánamo a tener a Abanca, cuya relación con el Deportivo es bastante diferente. Es una gran alegría tener esos compañeros de viaje», apuntó sin citar de forma expresa la deuda privilegiada con Hacienda.

Además señaló como uno de los días más felices al frente del conjunto coruñés el momento en el que el Senado aprobó un cambio legislativo en relación con los plazos de la deuda con la Agencia Tributaria. De esa manera, el club se salvó de un descenso seguro: «Teníamos que pagar a Hacienda y no podíamos pagar. La modificación de la ley permitió pagar la deuda a lo largo de la vida del concurso de acreedores». Fernández agradeció el papel del exalcalde coruñés Carlos Negreira para conseguir ese cambio en el Senado. Recibió entonces algunos silbidos. No fue el único agradecimiento a un cargo público, pues más tarde elogió el papel del primer edil Xulio Ferreiro con el club.

los motivos para irse

La falta de ilusión

«¿Por qué nos vamos? Responderé primero a por qué no nos vamos», quiso aclarar Tino Fernández, no sin antes afirmar que «no hemos especulado con los resultados de la competición. No nos vamos por la deuda. Hace 5 años y medio la deuda era más grande, los acreedores eran duros. Todo eso ha cambiado. Tampoco por estar en Segunda. Dimos el paso en el 2013, somos del Deportivo aunque esté en Segunda», y continuó explicando los motivos por los que su consejo al completo ha puesto final a su andadura: «En un puesto como este la ilusión debe ser máxima. Tenemos mucha ilusión todavía, pero quizá no del 100 %, y este puesto requiere tener un estado de ánimo muy fuerte. Tenemos que ser honestos y leales con el Deportivo», concluyó. Ya al final de su discurso, hizo mención a los momentos vividos «por familiares, esposas e hijos», sobre los que dijo haber sufrido amenazas.

expectativas realistas

«Tenemos que estar orgulloso del pasado, vivir del presente y enfocarnos hacia el futuro»

En el capítulo sobre el futuro que le espera al club con la entrada del nuevo consejo de administración, Tino Fernández quiso aconsejar que lo principal debe ser «ajustar las expectativas a la realidad de la industria del fútbol y a nuestra realidad económica. Esta industria ha cambiado mucho. Del pasado nos quedan los títulos, el último en el 2002, pero queda también la deuda. Aquellos éxitos y el Superdépor lo vivimos en pesetas. Hoy eso ha cambiado». De fondo, la futura superliga europea. Y añadió: «Debemos ajustar las expectativas a nuestra realidad. Ascender, mantenerse, volver a mantenerse… Ambición y realismo», y prosiguió apuntando que «El club crecerá con pausa. Cuando volvamos a Primera, si vamos de quince o dieciseis, tengamos calma, quizá no podamos aspirar a más en los proximos años. Si no damos más, ni los jugadores son mercenarios ni los directivos unos hijos de puta», sentenció.

«Volveré a mi asiento frente al Córdoba. Espero respeto, pero no pido nada», afirma sobre su futuro

«Algunos saben quien soy, pero muchos menos son los que me conocen. No haré comunicados. Lo único que me queda es opinar», aclaró Tino Fernández sobre su futuro inmediato, refiriéndose a la crítica que durante meses hizo Lendoiro de su gestión con distintos escritos. Su próxima aparición en Riazor será como aficionado: «Volveré a mi asiento frente al Córdoba. Espero respeto, pero no pido nada. No estaré en ninguna sombra, estaré al sol. Nunca he estado a la sombra, eso lo han hecho otros», dijo el ya expresidente. «Llegué en enero del 2014 y me voy en mayo del 2019 contento», fueron las últimas palabras de Tino Fernández.

El Deportivo femenino y el Deportivo Genuine fueron otros de los proyectos iniciados durante su gestión y que le sirvieron una vez más para presumir de mandato. «Se lo he dicho a los chicos: yo solo tengo en mi despacho una foto del Deportivo y dos escudos. Es la que tengo con el equipo Genuine», en referencia al equipo de personas con discapacidad intelectual.

Con los 82 millones de deuda que todavía arrastra el club, el expresidente abogó por «no perder el miedo al dinero» porque lo difícil «es tener ideas para tener ingresos». Y no se cansó de reiterar la necesidad de conseguir el ascenso a Primera «para tener más pulmón financiero». «El nuevo consejo deberá pensar cómo afrontar la deuda ante el nuevo modelo de la industria. No está claro que nuestro modelo de ingresos esté garantizado en el futuro. Si lo está el de pagos», declaró y se despidió volviendo a hacer hincapié en su labor como presidente: «Hemos conseguido que el Deportivo sea una organización centrada, valorada, respetada y respetuosa. Nos vamos orgullosos», sentenció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tino Fernández se reivindica en una despedida sin autocrítica