Las segundas vidas de Martí

El relevo en el banquillo afecta a la situación de varios jugadores del Deportivo


a coruña / la voz

«Íñigo y Dubarbier saben cuál es su rol. Mosquera y Saúl no hace tanto tiempo que no han competido. Es la línea estrecha entre jugar y quedarte fuera. (...) Les está tocando ahora el lado un poco amargo, pero la semana que viene pueden ser decisivos». La rueda de prensa previa a la visita del Rayo dejó algunas pistas sobre el futuro de varios jugadores blanquiazules. Un futuro en versión Natxo González que ahora podría cambiar para todos aquellos que no aparecían en los planes del técnico vasco, una vez modelado su elenco habitual. José Luis Martí ofrece una segunda vida a varios de aquellos que parecían descartados para el último tramo de temporada.

Íñigo López y Dubarbier

Aún por estrenar. El cuarto central y el tercer lateral izquierdo -o cuarto, si se atiende a que ese costado lo ocupó David Simón en el desenlace del duelo ante el Almería- solo han actuado como complemento en las sesiones preparatorias. El argentino fue convocado en tres de las cuatro primeras jornadas de Liga pero no llegó a pisar el césped (sí jugó en Copa). Su compañero llegó en enero y aún no ha entrado en ninguna citación. Salvo un cúmulo de infortunios en sus respectivas demarcaciones seguirán teniendo difícil debutar.

Saúl García

Señalado ante el Almería. Precisamente, el cambio de carril de Simón hace tres jornadas pareció cerrar definitivamente las puertas a Saúl, quien había pasado de alternarse con Caballo en el carril izquierdo a solo contar por la sanción del lateral charro.

Pedro Mosquera

Quinto en la fila. El paso de tres centrocampistas al doble pivote con el que normalmente se maneja Martí podría ser perjudicial para todos los aspirantes a plaza en la medular, pero cualquier cambio resultará positivo para Mosquera. El coruñés ha sido revulsivo frecuente de los recién llegados al banquillo blanquiazul -Mel fue el más entusiasta en la defensa de su rehabilitación- y viene de una serie de tres encuentros sin convocar. Frente al Rayo, y con Bergantiños sancionado, Natxo optó por dejarlo en la grada y acabó recurriendo a Valle para poblar la línea de medios.

Michele Somma

La debilidad de Natxo. El italiano apenas ha faltado en cuatro citas desde que acudió a la primera en la jornada cinco. Sin embargo, solo ha saltado al campo en ocho ocasiones y apenas tres veces como titular. Su caso se explica desde el buen rendimiento de la pareja de centrales habitual. Natxo siempre valoró muy positivamente al zaguero y sintió que era injusta su escasez de minutos, pero ni siquiera el bajón experimentado por Duarte y Marí le llevaron a sentar a alguno de los dos. Ahora, con el portugués y el valenciano metidos en el mismo bache que el resto del plantel podría llegar la ocasión de Somma.

Pedro Sánchez

Un puesto a su medida. Si Martí acaba por recuperar las bandas para el ataque, no abundan los candidatos a ocuparlas. Nahuel ocupó la mediapunta frente al Rayo como antes había hecho Pedro Sánchez en el Tartiere y contra el Almería. Ambos son especialistas en pegarse a la línea de cal.

Christian Santos

Inquilino para el área. Un partido como titular desde principios de febrero es el pobre bagaje del venezolano, visiblemente incómodo con el esquema de Natxo. Frente al Almería su producción fue nula porque apenas llegó a pisar área. El relevo en el banquillo y la nueva propuesta podría acercarlo a la portería rival y ayudarle a aumentar su triste balance anotador: dos dianas.

Vítor Silva

El nuevo, sin padrino. Si a alguien puede afectarle negativamente el cambio en la dirección este es Vítor Silva, un jugador veterano que llegó al Dépor favorecido por el conocimiento que de él tenía el ya cesado entrenador. Todavía no ha tenido ocasión de jugar de inicio, pero frente al Rayo saltó al campo tras el descanso y ahora podría ver frenada su progresión.

Un Dépor con doble pivote y presión alta

Pedro Barreiros
Martí dirigió el martes su primera sesión al frente del banquillo deportivista
Martí dirigió el martes su primera sesión al frente del banquillo deportivista

Martí enseña las primeras líneas de su estilo como técnico en un largo entrenamiento durante el que pidió intensidad para robar la pelota y situó a dos centrocampistas por delante de la defensa

Llegó diciendo que quería dejar todo muy claro a sus jugadores desde el primer momento, y cumplió con creces. José Luis Martí conoció ayer a su plantilla, pero no tardó en ofrecer las primeras pinceladas del Dépor al que aspira y que buscará el triunfo el sábado (18.00 horas, Partidazo) contra el Osasuna en Pamplona en la primera de las nueve finales que le esperan. Dos ideas se distinguieron por encima de las demás en el librillo del nuevo técnico: la insistencia en un doble mediocentro por delante de la defensa y la intensa presión al rival merced a un llamativo adelantamiento de las líneas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Las segundas vidas de Martí