Siempre se preguntaba por qué pasaban las cosas


Es un perfil de entrenador de los que me gustan. Un exjugador que fue mediocentro, que sabe lo que es el juego desde dentro, desde donde se fabrica, y que ha sido capitán en varios equipos. Esos son dos ingredientes perfectos para cocinar un buen entrenador. Desde esa posición, como jugador, ya tienes que interpretar ataques, defensas, el equilibrio, transiciones... Además, Martí es un hombre que le gusta mucho el fútbol y es muy trabajador. Un entrenador, como antes jugador, que le gusta el fútbol de verdad y no tanto el negocio que lo rodea. Siempre ha tenido inquietudes, se preguntaba por qué pasaban las cosas y cómo se podía hacer mejor al equipo. Un prototipo de compañero que a mí me gustaba tener a mí lado y que, con la perspectiva del tiempo, no me sorprende que haya elegido la profesión de entrenador. Pep tiene muchos años de profesional, muchas relaciones hechas, y eso le ayudó para tener esa primera oportunidad en el fútbol, que todo el mundo necesita, al poco de retirarse como jugador. Él comenzó muy bien en el Tenerife y quizás luego la inexperiencia de no saber decidir, o no tomar buenas decisiones, le llevó a continuar en el proyecto que le había dado la oportunidad. Al final el fútbol quema muy rápido. Pero bueno, él está empezando y hay que juzgarle más por su trabajo y conocimientos que por los resultados obtenidos.

Julio Álvarez fue futbolista profesional entre los años 2000 y 2018 y compartió vestuario con Pep Martí en el Mallorca en la temporada 2009-2010.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Siempre se preguntaba por qué pasaban las cosas