La ley del Comité y la ley de Natxo González


La sanción impuesta por Competición a Nahuel indigna especialmente, porque deja claro que hay distintas varas de medir en un órgano que debería impartir justicia. Serán la importancia del jugador, el pedigrí del club o el café que aquella mañana se ha tomado el juez, pero el comité que había castigado con un único partido sin jugar al malaguista N’Diaye por amenazar con un sonoro «te voy a matar» al exdeportivista Xisco, ahora en el Osasuna, no puede ser el mismo que el que había suspendido con cuatro a Borja Valle por aquel «eres un sinvergüenza de mierda» que le había espetado a Ais Reig en Córdoba, o el que acaba de sancionar con dos a Nahuel «por golpear a un adversario a la altura del cuello no estando el balón en juego», cuando las imágenes reflejan que empujó a Víctor Díaz en el pecho y este se echó las manos a la cara. Que fue una pantomima, vamos.

Pero la niñería de Nahuel, refuerzo de seis meses en el Dépor y que salió para jugar los veinte minutos finales en Granada con el marcador a favor, no puede quedar impune. Aquí sí que Natxo González aplica la misma ley. Cuando aquel exabrupto de Valle, el técnico no solo tuvo que olvidarse del atacante por aquellas cuatro jornadas, pues aún le aplicó otra a mayores. No le convocó para nada menos que el partido en casa contra el Osasuna, y, a continuación, fue suplente en Majadahonda. Desde entonces, el berciano no se ha descabalgado del once y hasta acaba de ser premiado como el mejor jugador del Dépor en enero. Porque la ley de Competición cabrea y la de Natxo enseña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

La ley del Comité y la ley de Natxo González