Juan Carlos se hace querer en el Almería

El coruñés enlaza su cuarto partido marcando, convertido ya en ídolo en la ciudad andaluza


Juan Carlos abandonó Tenerife buscando el cariño que no le daba Joseba Etxeberria, confirmado entonces como técnico chicharrero. «Quería estar donde me valorasen y me quisieran», manifestó el futbolista coruñés en su presentación con el Almería. Ni una vuelta ha tardado en experimentar el amor de una grada, la de los Juegos del Mediterráneo, que ayer volvió a dedicarle una ovación cuando dejó el campo a falta de cinco minutos para el final del partido ante el Mallorca (2-0). Antes había hecho su gol; el de costumbre.

Cuatro encuentros seguidos viendo puerta acumula el mediapunta, de 27 años, que a las órdenes de Fran Fernández pisa más que nunca el área rival, aprovechando el espacio a la espalda de Álvaro Giménez y la movilidad de Corpas, Rioja y Narváez cuando le acompañan en segunda línea.

El último equipo en ceder ante el frente de ataque almeriense ha sido un Mallorca al que los andaluces están ya a punto de dar alcance gracias a una racha de siete partidos invictos iniciada a mediados de noviembre con la visita del Deportivo. Juan Carlos se midió entonces por primera vez al equipo en el que se formó, el que le llevó a debutar en la máxima categoría. Sumaba a esas alturas dos goles que son ya media docena y a los que se añaden un par de asistencias como ejecutor habitual de las acciones a balón parado.

Ayer volvió a lanzar los saques de esquina y las faltas lejanas, como la que convirtió frente al Elche cuando en lugar de centrar buscó portería. Una más de sus dianas de larga distancia, entre las que figura una candidata a gol de la temporada: la que le hizo al Lugo colocando el balón en la escuadra derecha de la portería defendida por su tocayo.

El que le marcó al Mallorca para dejar cerrado el encuentro (2-0) fue producto de una contra resuelta en el interior del área por debajo de las piernas de un defensa para alejar el cuero de Reina, héroe de los baleares. El meta visitante detuvo los penaltis lanzados por Aguza y Giménez; una suerte, la de los 11 metros, en la que todavía está por estrenarse el enganche coruñés. No lo ha necesitado el 10 almeriense, que se ha hecho querer a fuerza de tantos memorables. Está a solo dos de igualar el registro de toda la campaña pasada en el Tenerife, donde se le atragantó el cambio de técnico, y a medio camino de su campaña más prolífica. La 2011-2012 en el Fabril. La del soñado debut con el Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Juan Carlos se hace querer en el Almería