Un triunfo de lluvia, barro y aire

El Dépor ganó desde una nueva versión de su libreto: el de un equipo de choques y esfuerzo


En Riazor compareció otro Deportivo. Se conocía el plan A de un equipo dominador y de toque, otro contragolpeador y letal, hasta que ayer triunfó el libreto de un bloque de empuje, sacrificio, pelotazo y tente tieso. El de ayer fue un triunfo fundado bajo el telón de agua que acompañó el partido de principio a fin, tres puntos de barro y esfuerzo, el justo premio a un partido de obreros primero que de artistas.

Los coruñeses se auparon a la cabeza de la clasificación con un juego de los de antes, de fútbol físico y bravo, practicado sobre un terreno impracticable para jugar el balón por culpa de grandes charcos, que lo mismo frenaban que disparaban el balón, y mucho contacto. El césped mutaba en piscina en el córner de la banda izquierda del ataque de Marathón, desde donde se lanzaron los saques de esquina más torpes que se recuerdan, y provocó la aparición de otro fútbol entre dos adversarios norteños. Pero el Dépor supo nadar y guardar la ropa con pocos pases horizontales, más balón aéreo y juego directo.

En esta faceta resultó fundamental la aportación de ese rombo del centro del campo donde solo Mosquera y Cartabia aguantaron el aguacero los noventa minutos, pero al que apoyaron la bajada al barro de Quique y Carlos Fernández, muchos minutos en el propio terreno, con la lluvia calada al cuerpo y mientras tapaban huecos a un Osasuna que llegaba a Riazor después de dos triunfos seguidos. En este partido de lluvia y barro el partido se desarrolló por el aire, con pelotazos, saltos y choques en los que el Deportivo supo competir a lo grande. «Ganar en un día como hoy, que el campo estaba impracticable y condicionaba mucho nuestra forma de jugar, habla de que en partidos duros y de disputas también estamos preparados para sacarlos adelante», afirmó Mosquera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Un triunfo de lluvia, barro y aire