Sergio Pellicer: «Hay equipo para salir de ahí abajo»

Reconoce que hay que mejorar en defensa, pero advierte que «hay que mirar más a la portería rival»


Apenas lleva una semana en el cargo y Sergio Pellicer García (Nules, Castellón, 1973) comienza a tomarle la medida al banquillo del Fabril. Se define como una persona humilde y cercana con el jugador y se ve que disfruta con el rol de guía de jóvenes talentos. Lo hizo con el Valencia, con el Málaga y ahora lo intenta en el Dépor. Pero al margen de formar, su primer reto será salvar al Fabril, vicecolista de Segunda B.

- Hace 25 años usted jugaba en el filial del Valencia. Soñaba con estar en el primer equipo.

- Llegué a las categorías inferiores del Valencia con 15 años, hice pretemporadas con el primer equipo y debuté en Copa del Rey, pero no tuve mi momento, ni capacidad para jugar al primer nivel, y eso me hace poder guiar a los chicos para que no cometan los errores que yo cometí en el pasado. Esa experiencia hace que sea más cercano y que me pueda poner en la piel del jugador.

- Precisamente Albert Gil hablaba en su presentación de alguno de esos errores. Que quizás alguno se sienta decepcionado por no haber subido al primer equipo. ¿Qué les dice?

- El fútbol son momentos y ellos tienen que vivir el día a día. El fútbol no entiende de pasado ni de futuro, solo de presente. Y este solo se da con el trabajo diario. Es complicado, porque las falsas expectativas en estas edades hacen que los jugadores puedan bajar su rendimiento. Por eso, hay que ser muy cercano al jugador y hay que explicarle bien las cosas y guiarles por el camino. Algunos lo entenderán y otros no. Eso es así... Pero hay que hacerles ver que el fútbol es universal y que hay momentos para todos. Siempre que hay un partido de fútbol hay gente que te ve y cada encuentro puede ser una reválida.

- ¿Está teniendo que dedicarle más tiempo al apartado psicológico que al táctico?

- Somos un filial y tenemos que trabajar todos los aspectos. Los técnicos, los tácticos y los psicológicos. Un filial no tiene nada que ver con otro equipo de Segunda B. Cada día es una clase para todos. Durante la semana nos preparamos para el domingo, que es el día del examen. Y ahí es en donde tenemos que trasladar todo lo aprendido. Así que estamos trabajando todos los aspectos a la vez, porque no entiendo que puedan ir por separado.

- ¿Cuándo veremos a un Fabril reconocible según sus ideas?

- Esperemos que pronto. Ante el Rápido nos faltó un poquito de gol, pero el equipo generó ocasiones y empezó a hacer cosas que queremos. Pero claro, aún estamos lejos. Hay que mirar de dónde venimos, dónde estamos y a dónde queremos ir. Y a partir de ahí, vamos a intentar que el Fabril sea un equipo que vaya a por el partido, que presione arriba, que intente jugar y que sea atrevido. Tenemos que ir a marchas forzadas para asimilar todos los conceptos.

- Hay un problema en defensa. Solo han dejado una vez la portería a cero.

- Esa es la clave. Defender bien ayudará que los resultados sean positivos. Pero sí que es verdad que yo estoy intentando que los jugadores tengan atrevimiento, tienen que mirar a la portería contraria. Porque si estás mirando más hacia tu portería, gran cantidad de veces acabarás perdiendo. Pero bueno, esta semana estamos ya dedicándole más tiempo a la parte defensiva, viendo los errores que estamos cometiendo para conseguir esas porterías a cero que nos ayude a sumar, sin perder de vista que tienen que mirar más a la portería contraria que a la nuestra.

- ¿Hay equipo para salvarse?

- Hombre, yo creo que sí. Tenemos esa mentalidad. Desde fuera lo veía y ahora lo sigo viendo. Estoy convencido. Esto es un largo trayecto, pero viendo la dedicación con la que están trabajando los chicos, al cuerpo técnico nos da expectativas de ser optimistas y de que hay equipo para salir de ahí.

- ¿Qué estaba haciendo cuando le llamó a Albert?

- Viendo mucho fútbol y formándome. Desde que dejara de jugar, no había tenido dos meses como estos para reciclarme, ordenar trabajos y empaparme de todo.

- Con Gil ya coincidió en el Valencia. ¿Fue clave para que aceptara el reto?

- Cuando recibí la llamada estaba a punto de irme a fuera de España a entrenar. Tenía una oferta, pero el reto de venir aquí, a un gran club, con unas posibilidades como las que tiene este equipo... Para mí es un orgullo que quisieran contar conmigo. Así que vengo con la máxima humildad porque aquí lo único importante es el club, más allá de quién esté como cabeza visible.

«Los jugadores están bloqueados y no son capaces de expresar todo su talento»

Pellicer también ayudó a formar a Fede Cartabia, con el que guarda una curiosa anécdota.

- En aquel Valencia estaba Cartabia. ¿Qué pasó con aquella patada a una botella cuando lo cambió?

- Cuando llegué a Valencia, Fede era un jugador que no estaba teniendo mucha continuidad. Y sí, hay anécdotas ahí porque es un chico que tiene su carácter. Pero los problemas se solucionan no creándolos. Y eso es lo que intenté hacer en esa situación. Lo sustituí, se enfadó y lo pagó con la botella de agua. Así que en vez de ir a reprocharle allí mismo, simplemente le comenté que no tirara el agua porque nos íbamos a quedar todos sin poder beber. Con esto lo que quiero decir es que hay que buscar otras maneras para que estos chicos entiendan las cosas sin amplificar el conflicto. Pero como con él hay muchos más casos con otros jugadores. A los buenos futbolistas se les ve rápido.

- La reacción de Fede fue reírse.

- Es un chico estupendo y además aquí ya conocen lo bueno que es también como futbolista. Un gran profesional que ha madurado mucho, y sobretodo lo ha hecho aquí en A Coruña.

- Habla de que a los buenos futbolistas se les ve. ¿Aquí los hay?

- Sí, sí... En todos los sitios hay chicos que pueden dar ese salto. Lo que pasa aquí también es que ahora mismo, desgraciadamente por la clasificación del Fabril, a veces no se ve ese talento porque el jugador está como apagado. Están bloqueados y no pueden expresar todo su fútbol. Esto es un puzle en el que lo colectivo tiene que ayudar a lo individual; pero, por lo que he visto aquí y ya veía desde fuera, hay muchos jugadores con esas posibilidades, pero que hay que trabajarlas. Tenemos que ir quitando piedras en su camino para que ese talento pueda aparecer. Y aquí hay jugadores que tienen ese espacio para llegar al fútbol profesional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Sergio Pellicer: «Hay equipo para salir de ahí abajo»