Con Somma no baja el nivel

Xurxo Fernández Fernández
X. Fernández A CORUÑA

TORRE DE MARATHÓN

ANGEL MANSO

Con su actuación ante el Reus demostró estar a la altura del dúo Domingos - Marí

31 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Michele Somma dio dos pases malos. Uno a los dos minutos de arrancar el partido y otro a falta de dos para el final. Entre ambas acciones acumuló aciertos con y sin balón. 69 envíos con buen fin, cinco recuperaciones, una intercepción y un despeje; ninguna infracción. Con el encuentro muerto y las piernas rendidas se dejó vencer por un globo de Carbonell que Linares no supo transformar en gol. Esa ocasión concedida fue el precio de muchas semanas de inactividad estival, entrenando en la única compañía de otro grupo de futbolistas en el limbo que abrió la desaparición del Bari.

Una quiebra que sirvió en bandeja al Dépor el fichaje de su cuarto central, ascendido a la condición de tercero durante las diez primeras jornadas de campeonato y aupado circunstancialmente a la segunda plaza por el castigo a Pablo Marí. El fallo del Comité de Apelación, que desestimó el recurso blanquiazul a la expulsión en Córdoba, regaló a Natxo González la oportunidad de probar al zaguero sin molestar. Como ha ocurrido en la delantera, donde sanciones y lesiones han allanado al míster la engorrosa tarea de elegir, en defensa también pudo confirmar la validez de Somma sin prescindir por decisión técnica de ningún miembro del impecable dúo de centrales consolidado ya.

Hasta el sábado a las 16 horas, el futbolista italiano solo había tenido hora y media en La Romareda, mientras el equipo se despedía de la Copa, y nueve minutos en casa frente al Elche en el papel de lateral. Esta versatilidad forzada tiene la culpa de que Gerard Valentín y Eneko Bóveda figuren entre los sacrificados habituales de las convocatorias. El próximo salto en el escalafón requiere una víctimas más. El nivel de Duarte lo sienta en una mesa distinta a la de cualquier otro zaguero de la categoría y Marí no ha tenido un borrón. De momento no parece haber motivos para perpetuar la rotación, pero como alertó Natxo hace diez días, «el que va teniendo continuidad se irá relajando y bajando el nivel de activación y la manera de corregir ya sabemos cómo es».