La importancia de comenzar 1-0

El Dépor lleva dos partidos marcando de inicio y Carlos Fernández atribuye el gol al Reus a «una acción que hemos podido trabajar durante la semana»

Los futbolistas del Dépor celebran el gol a los 40 segundos del partido contra el Reus
Los futbolistas del Dépor celebran el gol a los 40 segundos del partido contra el Reus

A Coruña

Todos los goles valen igual, pero los que se anotan en los primeros minutos de los partidos liberan nervios, marcan territorio, despejan caminos y asfaltan triunfos. Producto quizá de la mala inercia de la pasada temporada, cuando a menudo aquel Dépor se veía abocado a remontar, o como perjuicio del convencimiento de este año en que el triunfo acabará cayendo como fruta madura por la superioridad sobre la mayoría de los rivales, el caso es que al equipo coruñés le estaba costando arrancar los partidos. Hasta ahora. Si en las ocho primeras jornadas el equipo entrenado por Natxo González apenas había marcado tres goles en las primeras partes (contra el Tenerife, el Nàstic y el Elche), en las dos últimas ha salido con el cuchillo entre los dientes y el acierto a flor de piel para no esperar nada y desde el principio abrir brecha respecto al rival.

Sucedió en Córdoba, donde Quique marcó a los tres minutos (lo que ocurrió luego fue otra historia) y el sábado el Dépor volvió a festejar nada más sacar de centro. El remate final de Carlos Fernández a los 40 segundos de juego tras una preciosa jugada coral de catorce pases podría haber llegado sin que el Reus hubiese tocado siquiera el balón, si no llega a ser por el medio despeje de Bastos en la línea de meta que no evitó el gol. «Ha sido un partido en el que hemos salido muy enchufados, en el que hemos conseguido el gol muy pronto y los primeros 20 minutos les hemos dificultado mucho la salida y se lo hemos puesto francamente complicado», explicaba Bernardo Tapia, el segundo entrenador del Dépor, tras el partido.

También el autor del tanto ponía el acento en el valor de comenzar el partido ganando: «Ha sido una acción rápida y maravillosa, que casualmente hemos podido trabajar durante la semana, y eso siempre tiene sus frutos. El primer gol ha sido un premio al trabajo, al tiempo que llevamos haciendo esos automatismos», añadió Carlos Fernández.

Porque la casualidad no siempre llama a la puerta en el fútbol de élite, y solo un cuerpo técnico que planifica minuciosamente las horas de trabajo semanales es capaz de exprimir el jugo a los partidos desde la primera gota. Todo cuenta y nada queda al azar en las tareas, en especial en las previas al partido, con sesiones a las que el propio Natxo González otorga la misma importancia que un entrenamiento, bien sean desde el césped o delante del vídeo. O ya en el estadio con los ejercicios previos propuestos por el preparador físico Julio Hernando como un refuerzo del carácter grupal de este equipo: una piña de todos los jugadores al acabar de calentar, justo antes de retirarse a los vestuarios, y la salida tras el descanso solo tres minutos antes para volver a trabajar juntos antes de que el adversario regrese.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La importancia de comenzar 1-0