Expósito se gana el puesto

Natxo González alaba al catalán y asegura que merece una oportunidad como titular


«Subir al primer equipo cuesta, pero no creo que la puerta esté cerrada. Sabemos que si nos esforzamos y jugamos como tenemos que jugar, obtendremos nuestra recompensa. La puerta no se va a cerrar». Estas manifestaciones publicadas el 2 de abril del pasado año las realizaba un joven de Cubellas (Barcelona) de veintiuna primaveras que soñaba con llegar algún día a formar parte de la primera plantilla del Deportivo.

El tiempo le dio la razón al centrocampista del Fabril y en la actualidad ya es uno más en la plantilla blanquiazul. Poco a poco fue recorriendo su camino, primero con apariciones puntuales, luego ganándose un sitio fijo en los entrenamientos, más tarde formando parte del plantel y en la actualidad siendo un habitual en las convocatorias. El siguiente paso está a punto de darlo, al ganarse un sitio en el once inicial. No será la primera vez este año, pero la anterior, en Albacete, todavía no se habían incorporado Vicente Gómez ni Didier Moreno, mientras que ahora se ha ganado a pulso su participación.

Así lo reconocía ayer mismo Natxo González. «A Edu solo le falta que el entrenador le dé una oportunidad. Y está a puntito de llegar en cualquier partido. Futbolísticamente no tengo ninguna duda con él. Tiene que tener paciencia, que siga trabajando como hasta ahora y en cualquier momento le va a llegar esa oportunidad» reflexionaba ayer su técnico que, salvo cambio de última hora, lo incluirá en el once contra el Elche.

Tras el duelo disputado en Tarragona, en el que Edu Expósito no jugó, el entrenador mantuvo una conversación con el medio para mostrarle su confianza. Le explicó que estaba contento con su trabajo y le puso de ejemplo los minutos de altísimo nivel jugados contra el Granada una semana antes. Le pidió que no aflojase y que pronto le llegaría una oportunidad. Pero que también tuviera calma y no se preocupara si no corría a la velocidad esperada. Que ya aceleraría.

Dos semanas después, el niño que de pequeño recorría 50 kilómetro cada día con unos guantes de portero para jugar al fútbol mientras cuidaba de su abuela Ana, se prepara para exhibir en Riazor la calidad y la cabeza que le han hecho llegar hasta el Dépor. El Elche es su objetivo inmediato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Expósito se gana el puesto