Un incómodo visitante en Riazor

El Deportivo lleva cuarenta años sin lograr vencer al Granada

Álvaro Vega

El Deportivo lleva casi cuarenta años sin derrotar al Granada, al que recibirá el próximo lunes en el estadio Abanca-Riazor en la sexta jornada de LaLiga 1/2/3.

El conjunto coruñés no se impone al andaluz desde que le superó por la mínima en la decimotercera jornada de la temporada 1979-80, en la que ambos coincidieron, como ahora, en Segunda División.

Entonces, entrenados por García Verdugo, los blanquiazules vencieron gracias a un tanto de Cantudo a los 21 minutos del partido que les enfrentó el 25 de noviembre de 1979 en el mismo campo en el que se verán las caras el lunes.

Desde esa cita el Deportivo y el Granada se han medido en 15 oportunidades y los coruñeses no lograron imponerse ni en Riazor ni en Los Cármenes: nueve empates y seis victorias del equipo andaluz

Tres de los triunfos granadinos se produjeron en el estadio de Riazor: 0-1 en la campaña 1984/85, 0-3 en la 2012/13 en el encuentro que acabó con la etapa del portugués Domingos Paciencia en el banquillo blanquiazul, y 0-1 el 28 de febrero de 2016 con un tanto de El Arabi de penalti en el primer periodo.

En Segunda División, el Deportivo y el Granada no se enfrentan desde la temporada 1987/88, en la que los andaluces se impusieron 5-0 en su campo y empataron en A Coruña (0-0).

Un incómodo visitante en Riazor

El Granada sólo perdió en una de sus nueve últimas visitas ligueras al feudo coruñés

Este lunes a partir de las 21:00 el Deportivo (8º, 8 puntos) recibe en el estadio de Riazor al Granada (3º, 11 puntos) con la intención de regresar a la senda del triunfo tras el traspiés la pasada jornada en Santo Domingo ante el Alcorcón. Será el segundo encuentro de los de Natxo González ante su público, tras la agónica victoria conseguida ante el Sporting en la tercera jornada (1-0).

Se presume otro encuentro complicado para los blanquiazules, que tendrán enfrente a un rival que suele obtener buenos resultados en A Coruña -sólo perdió en uno de sus diez nueve encuentros ligueros entre Primera y Segunda (más cuatro triunfos y cuatro empates)- y que llega lanzado tras enlazar tres victorias de la mano de un Antonio Puertas que se ha consolidado en la parte alta de la tabla de goleadores gracias a sus cinco tantos, sólo superado por los seis de Rubén Castro.

Será éste un partido significativo para dos integrantes de la plantilla herculina que tuvieron un pasado -fugaz- rojiblanco, como en el caso de Álex Bergantiños (siete encuentros oficiales con el Granada en la primera vuelta de la Liga 2010/11) y Pedro Sánchez, que anotó siete tantos en los 38 partidos que disputó con los andaluces en el pasado curso 2017/18.

A nivel estadístico, el Deportivo opta a redondear la cifra de cien partidos como local en la categoría de plata marcando un total de tres goles, algo que ya hizo en dos ocasiones frente al conjunto nazarí, en las temporadas 1947/48 (3-0) y 1977/78 (3-1). En el plano individual, deberemos esperar un tiempo para el centenario del ahora lesionado Sebastián Dubarbier en liga regular de Segunda división.

El árbitro de la contienda será el madrileño Álvaro Moreno Aragón, en la que será la primera vez que dirija en competición oficial al conjunto coruñés. Sí tiene precedentes el Granada con este colegiado, con quien presenta un equilibrado balance de una victoria, un empate y una derrota, siendo el encuentro más reciente el que saldó con triunfo por la mínima ante el Numancia (1-0) el pasado mes de marzo.

No hay bajas por sanción en los visitantes, pero sí en los locales, que no podrán contar con Michael Krohn-Dehli, que sufrió en Alcorcón su segunda expulsión del campeonato. No hay apercibidos por acumulación de tarjetas en el bando gallego, por lo que no peligra ningún jugador para la visita al Gimnàstic en Tarragona de la próxima jornada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un incómodo visitante en Riazor