Mes y medio de retraso

Ferreiro aplaza a finales de septiembre el remate de los trabajos en Riazor, con un apmlio desfase respecto a lo previsto al principio por el gobierno de la Marea

.

«Os traballos faranse entre o 15 de maio e o 14 de agosto se se mantén o cronograma». El 22 de noviembre del 2017 el gobierno local era muy preciso con los plazos de las obras de las cubiertas de Riazor. Xiao Varela, el concejal de Rexeneracion Urbana e Dereito á Vivenda, fijó entonces para antes del inicio de la liga 2017-18 la conclusión de los trabajos. Más de nueve meses después, y cuando ya tenían que haber terminado las tareas en la techumbre, el alcalde, Xulio Ferreiro, no pudo comprometer ayer el día cuando estará finiquitada la obra: «Entendo que a final de mes deberían estar rematadas, pero veremos». Por la tarde, el Deportivo anunció primero una reubicación masiva para el partido del domingo ante el Sporting de Gijón, y ya de noche un similar desplazamiento de abonados en el encuentro del 24 de este mes contra el Granada. El siguiente encuentro en A Coruña será el 7 de octubre contra el Málaga.

Así viven vecinos y aficionados las consecuencias de las obras de Riazor La inacabada reforma de la cubierta del estadio obliga a trasladar de asiento a más de 8.500 abonados al menos para los dos primeros partidos de la temporada en casa del Deportivo

El plazo para que se rematase la obra de la techumbre de Riazor fue aumentando. Primero el ayuntamiento dijo que las cubiertas estarían listas para el principio de liga; luego el club avanzó que podría comenzar el campeonato fuera de casa; después se deslizó que podría pedir a su rival intercambiar el escenario de la segunda jornada (para jugar otro encuentro más lejos de Riazor); a continuación el calendario asimétrico de la federación retrasó el estreno del Deportivo como local hasta la cuarta jornada; y ahora habrá reubicaciones de aficionados, como mínimo, en la sexta semana, la del día 24 de septiembre contra el Granada.

Para cumplir con el horizonte fijado ayer por Ferreiro, las obras que acomete Arias Infraestructuras en el estadio municipal tendrían que rematarse en los seis días siguientes al partido contra el Granada.

Pese al retraso de al menos mes y medio en el remate de los trabajos en Riazor, Ferreiro indicó ayer que «as obras van segundo o previsto» y justificó el incumplimiento en los plazos aludiendo a «exemplos de obras que duraron ligas enteiras» sin fijar casos concretos ni la envergadura de los trabajos a los que se refería. Sí admitió en cambio que «o retraso foi ao principio; houbo algún problema co expediente administrativo».

Las obras de las cubiertas tienen un presupuesto de 7,2 millones de euros, uno de los cuales lo aporta la Diputación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Mes y medio de retraso