Llega al Deportivo un central en ascenso

El Deportivo anuncia el fichaje de Pablo Marí, cedido por el Manchester City


El Deportivo anunció la incorporación del defensa central zurdo Pablo Marí Villar. Valenciano, por encima del 1,90 metros de altura y a punto de cumplir 25 años, el nuevo futbolista blanquiazul llega después de completar la última temporada en el NAC Breda, donde jugó una treintena de partidos, llevó el brazalete de capitán y hasta fue padre. El pase de Marí pertenece al Manchester City, que lo había fichado en el verano del 2016 como joven promesa emergente en el fútbol español después de despuntar en el filial del Mallorca y hasta debutar en las filas del primer equipo balear con solo 18 años en un partido contra el Granada. Desde entonces, el cuadro entrenado por Guardiola lo cedió consecutivamente al Girona, con el que subió a Primera, y al referido Breda holandés, que acabó la Liga en la zona baja de la máxima categoría, con cuatro puntos sobre el descenso. Ahora, de nuevo, el central regresa a España en préstamo y pone rumbo a A Coruña, donde jugará una temporada con opción de compra por parte del equipo deportivista.

Marí se convierte en el sexto refuerzo del Dépor para el proyecto del regreso a Primera División que capitanea el director deportivo Carmelo del Pozo. Así, de su mano habían llegado el portero Dani Giménez, el lateral izquierdo Dubarbier, el mediocentro Álex Bergantiños, el extremo Pedro y el delantero Christian Santos, además del nuevo entrenador Natxo González y el preparador de porteros Yvan Castillo. A estos fichajes hay que añadir las operaciones de salida de Andone, Çolak y Luisinho.

El nuevo futbolista del Deportivo se incorpora a una línea defensiva abarrotada. En estos momentos otros cuatro centrales cuentan con contrato en vigor con el club coruñés. Son Albentosa, Schär, Sidnei y Róber, quien tal y como están las cosas debe regresar de su cesión en el Levante. También figuran en esta demarcación los laterales Juanfran, Gerard Valentín, Dubarbier y Saúl, reincorporado tras cerrar la temporada en el Numancia.

Precisamente Valentín y Saúl ya compartieron vestuario con Marí. Este coincidió con el catalán dos años, durante la temporada del ascenso del Nàstic de Tarragona y la posterior, ya en Segunda. Junto a Saúl participó en otro ascenso histórico, este a Primera con el Girona, donde el cántabro permaneció hasta el mercado de invierno.

El defensa, que ya superó el reconocimiento médico en A Coruña y hasta paseó por La Marina en un vídeo colgado por el club, ofreció en él sus primeras palabras como deportivista: «Vengo con muchas ganas de subir a Primera, que creo que es el objetivo que nos toca a todos. Vengo con muchísima ilusión de hacer historia en el este club, de quedarme muchos años, de momento empiezo con uno, pero llego con la ilusión de como si estuviera aquí toda la vida».

«Es un defensa de gran proyección y que, además, escucha»

Experiencia y vestuario. De la mano de Marí, Carmelo del Pozo insiste en el común denominador que une a los futbolistas del Deportivo 2018-19. Pese a su juventud, el central valenciano ya acumula dos ascensos, uno a Segunda con el Nàstic y otro con el Girona a Primera, además de un año en una liga europea como la Eredivisie. Había dado el salto a la élite desde el filial del Mallorca, donde uno de sus compañeros fue el exfabrilista Felipe Ramos. «Pese a su juventud era siempre de los destacados», recuerda el portero, que ahora milita en el Mérida. Llegó luego al Nàstic, donde compartió zaga con el gallego Iago Bouzón, quien se refiere a él como un central «físicamente muy fuerte y que en el juego aéreo va muy bien». Estas, junto a una excelente salida de balón, se convierten en las magníficas condiciones para el fútbol que convencieron al Manchester City de su fichaje. «Es un defensa de gran proyección, de las personas que pese a su juventud más sumaba en el vestuario y que, además, siempre escucha para seguir aprendiendo y ayudar al grupo», añade el exfutbolista.

A Marí no le salió tan bien su temporada en el Girona, donde se incorporó con todas las bendiciones para ser titular en una zaga de tres centrales. Pero llegó solo tres días antes del primer partido y algunos fallos de concentración lo señalaron para acabar adelantado por Juanpe y con un pobre bagaje de ocho partidos en la hoja de servicios. Solo esta temporada parece haber recuperado su mejor versión en el NAC Breda, donde jugó al lado del coruñés Angeliño y el asturiano Manu García Alonso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Llega al Deportivo un central en ascenso