Un debate dividido entre tres

De los 20 puntos que el Deportivo suma en el casillero solo 4 de ellos han sido con Adrián, Lucas y Andone jugando desde el inicio


El tres no es un número cualquiera. No lo es ni en la matemática más básica, ni en la trigonometría, ni en la geometría, ni en la aritmética. Ni siquiera lo es en lo astral. No lo es en la vida del pensador más mundano, al que le han enseñado en basar su sentido en tres pilares fundamentales: el de la salud, el del dinero y el del amor. No lo es en el fútbol. No lo es además por definición desde que alguien decidió, a mediados de los noventa, que en este juego, cuyo objetivo como en todos es ganar, la victoria supusiese sumar de tres en tres.

Tampoco es un número cualquiera para el Deportivo. Al menos no lo es esta temporada. Tres meses sin ganar lleva el equipo. Todo el invierno. Literalmente. Tres son también los técnicos que han desfilado por la banda de Riazor, cada uno superando las decepciones del anterior y tres las columnas sobre las que se edificaron parte de las esperanzas del futuro: Adrián, Andone y Lucas. El tridente.

Conviviendo con el debate constante, el de aquellos que piden tres centrales (cuántos si no), los tres centran ahora las tertulias. Todo lo que les rodea son dudas. Sobre su estado de forma, su implicación, su capacidad para entenderse, su olfato de gol. A nueve fechas de que este penoso curso cierre el telón, el aficionado todavía no es capaz de decidirse sobre si el trío de puntas es o no compatible. Lucas ha pasado de la banda al centro y del centro a la banda. Adrián de la banda a la media punta mientras Seedorf asegura que el asturiano, por no ser, no es ni delantero y hasta Andone, ratón de área, ha tenido minutos durante la temporada escorado en banda, sacrificando sus zonas de acción más letales en busca de una mayor armonía que beneficiase a todos. 

En cualquier caso los datos son claros. De los 20 puntos que el Deportivo suma en el casillero solo 4 de ellos han sido con Adrián, Lucas y Andone jugando desde el inicio (Levante, Espanyol, Eibar y Las Palmas) y ninguna de las cuatro victorias sumadas por el equipo en esta temporada compuso de inicio a los tres atacantes. De hecho los únicos puntos sumados con ellos corresponden a los cuatro últimos empates que ha logrado arañar el equipo. 

Las lesiones de unos u otros, o en su defecto las decisiones técnicas han hecho que solo en nueve encuentros los tres hayan coincidido en el césped desde el pitido inicial. Los tres cambios que el reglamento permite a los entrenadores ha permitido verlos juntos algún que otro rato. El punto sumado ante el Athletic de Bilbao también se firmó con los todos ellos en el campo tras la entrada de Andone, cumplida la hora de duelo y con el Deportivo por detrás en el marcador.

La apuesta de Seedorf por los tres como santo y seña es la más decidida de entre las tres propuestas presentadas en Riazor. También la que menos puntos ha sumado. Es cierto que el actual míster no ha dispuesto del número de partidos de los que gozaron los anteriores técnicos destituídos pero pocos confían en que pueda alcanzar ante Atlético de Madrid y Málaga los registros de Pepe Mel, que consiguió ocho puntos en nueve jornadas. 

El de la delantera es el último debate que se aviva y probablemente sea una consecuencia de que el resto de las controversias planteadas, línea por línea, empezando por la portería, han quedado irresolutas. Simplemente le tocaba a la delantera. O quizás sea buscarle tres pies al gato. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Un debate dividido entre tres