Freno a la sangría defensiva

El Dépor abrió la segunda vuelta con 14 goles recibidos en tres jornadas, pero superó las tres siguientes con dos y su primera portería a cero en diez partidos


a coruña / la voz

Hay un despertar defensivo del Dépor, que ha abrazado el lema de orden y talento para seguir confiando en la remontada hacia la permanencia. En el complejo librillo de Seedorf se funden el toque de su sangre holandesa con la experiencia mamada en el Calcio fuera y dentro del banquillo. Y en el fútbol de su Dépor pasa lo mismo. Desde que llegó a A Coruña el equipo blanquiazul no ha marcado, pero sí ha sido capaz de cortar la sangría de goles encajados. Así, el técnico y sus futbolistas siguen trabajando en pos de alcanzar el equilibrio entre el rigor para cerrar todos los caminos hacia su portería y la necesidad de marcar para comenzar a sumar de tres en tres en la clasificación hasta arrebatar al Levante el decimoséptimo puesto.

En el plano defensivo era difícil empeorar. En el arranque de la segunda vuelta, aún con Cristóbal en el banquillo, el castillo de naipes de la defensa deportivista había volado por los aires en las tres primeras jornadas, cuando entre el Madrid, el Levante y la Real abarrotaron con 14 goles la portería de Rubén. Claro que luego no se ha vuelto a enfrentar a un rival como los blancos en el Bernabéu, pero qué decir del cuadro granota, su gran contrincante por la salvación, al que recibió en Riazor y le endosó dos, o del naufragio en Anoeta frente a un equipo en crisis y el cuarto más goleado de la Liga.

Los tres siguientes llegaron ya con Seedorf como máximo responsable y el Deportivo se afanó por dejar de encajar tanto. Dio un claro salto hacia su propia portería, pero quizá excesivo por lo visto, ya que el Dépor solo encajó dos goles desde la incorporación del entrenador, pero ambos le infligieron sendas derrotas, porque se olvidó de la portería rival y no fue capaz de marcar ninguno.

 La escalera que Seedorf está comenzando a subir

Intensidad

En el actual rendimiento defensivo destaca el partido del estreno de esta nueva etapa contra el Betis, cuando entre faltas (19, la segunda cifra más alta de la temporada de los coruñeses) y entradas (26, muy superior a la media de la temporada de 18,5) sumó 45 acciones defensivas. Fue todo un derroche de intensidad nunca visto esta temporada, con Andone (6 faltas y 1 entrada) destacado. Sin embargo, como queda dicho, encajó un nuevo gol y perdió. Estos datos se modularon en las dos jornadas siguientes, contra el Alavés y el Espanyol.

En el partido del pasado viernes, el Dépor se quedó en 9 faltas cometidas, pero fue sancionado con cinco tarjetas amarillas, y acabó con éxito 19 entradas. Solo hubo un deportivista del once inicial que no acabase con éxito una sola entrada. Fue Schär, quien, en cambio, cometió dos faltas, casi la cuarta parte de todas las de su equipo. Eso sí, el Dépor no encajó ningún gol de un adversario que apenas le tiró uno a puerta. El punto sumado frente al Espanyol dejó signos en el campo de recuperación anímica y del plan de Seedorf para salvar al Dépor.

 Defensa

La seguridad que Bóveda aporta. El exfutbolista del Athletic se ha revelado como un serio defensa en cualquier posición. Seedorf lo ha alineado como central zurdo, al principio casi obligado por la baja de Sidnei, pero ni la recuperación de este ha impedido que Bóveda volviese a jugar en la posición que parecía reservada al brasileño y en la que, además, ofrece un gran rendimiento.

 Rendimiento

La vuelta de los mejores Mosquera y Bakkali. El discurrir de la temporada había restado protagonismo a Mosquera y a Bakkali, damnificados por lesiones, el paso de entrenadores y las urgencias. La confianza de Seedorf los ha devuelto al campo y están respondiendo.

Refuerzo

La incorporación de Muntari. El entrenador resultó clave para que el ansiado mediocentro de garra y agresividad acabase en A Coruña. Y nada menos que un campeón de Europa. En apenas ocho minutos el pasado viernes dejó muestras de sus condiciones. Lejos aún de su mejor estado físico, supo leer el juego y no perdió la posición.

Delantera

El sacrificio defensivo del tridente de ataque. Ni Adrián, ni Lucas, ni Andone han aportado gol alguno en las tres últimas jornadas, pero su contribución al esfuerzo defensivo del equipo resulta vital. La presión del rumano a la defensa rival y las ayudas de sus compañeros al lateral son constantes.

Alineación

Un equipo de memoria y la aportación del banquillo. Más allá de matices y lesiones, el Dépor ha jugado igual en estas tres jornadas: línea de cuatro en defensa, con Juanfran, Bóveda y Luisinho fijos; dos mediocentros variables, donde Valverde y Krohn han dejado sitio a Guilherme y Mosquera; y cuatro atacantes, los tres delanteros y Bakkali o Cartabia. Además, como reserva ha contribuido Çolak.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Freno a la sangría defensiva