Pablo Insua: «Vi que era del corazón y me asusté, te montas tus películas en la cabeza»

A punto de volver tras más de tres meses de baja, el defensa habla de su enfermedad y su momento deportivo


«Empecé a notar mucha presión en el pecho cuando estaba durmiendo. Al día siguiente se lo conté al médico del club y me hicieron unas pruebas en las que vieron que tenía líquido en los pulmones y una inflamación de la pleura. Me trataron con antibióticos, pero como no se solucionaba decidieron hacerme una punción. En el hospital, la noche después de la punción, empecé a notar un dolor muy intenso en el pecho; me hicieron más pruebas y vieron que también había líquido alrededor del corazón y que estaba inflamado. Los antibióticos tampoco funcionaron, pero con cortisona y otros medicamentos el problema fue remitiendo». Así arranca el último giro en la carrera de Pablo Insua (Arzúa, 1993), el central que cambió Riazor por el Veltins Arena a cambio de tres millones de euros que engrosaron la cuenta blanquiazul. La pericarditis le ha impedido debutar con el Schalke.

-En Alemania, recién llegado... Tuvo que ser especialmente duro.

-Cuando vi que era algo de corazón pillé un susto de caray. Hasta que no fueron pasando los días y sentí mejoría no me tranquilicé. Aún estoy tomando algunos medicamentos y me tuve que quedar en reposo total, así que esto se estiró. Me asusté mucho, te montas tus películas en la cabeza, entre otras cosas por el problema del idioma, y eso es lo peor. Tuve la suerte de que había un médico paraguayo que me fue explicando todo.

-Se llegó a rumorear un final prematuro a su carrera.

-Eso nunca se pensó. El líquido hace que flote un poco el corazón y pueda acabar ligeramente fuera de sitio, pero la posibilidad de que algo así ocurra es mínima.

-Era nuevo en el equipo, pero el plantel se volcó con su problema. Hasta le hicieron una canción.

-Tenemos un grupo increíble. Se portaron genial conmigo.

-¿Y el míster? ¿Cómo es su relación?

-Me hizo muchísimas visitas desde el momento en que esto pasó. Me llamaba casi todos los días, mostrándome su apoyo y pidiéndome que lo tomase con tranquilidad.

-Ahora está próxima su vuelta, pero el equipo va segundo en la Bundesliga, va a ser difícil encontrar un hueco.

-La experiencia está siendo muy buena, aunque apenas haya podido entrenar. El club es grande y las cosas están yendo muy bien. Hay mucha igualdad en la plantilla y eso está provocando cambios frecuentes en el once. Ahora me toca centrarme en una recuperación total y luego ya se verá.

-Comparte puesto con Naldo, convertido en estrella a los 35.

-Está espectacular. Dándonos goles importantes en los últimos minutos, a lo Sergio Ramos.

-Un veterano entre un montón de jóvenes prometedores. ¿Alguno que le haya llamado la atención?

-Goretzka es el que está dando un nivel más alto; y Harit (atacante marroquí), que tiene una técnica increíble, con regates de fútbol sala y un uno contra uno que es ya difícil de ver.

-¿Qué le parece la Bundesliga?

-Los equipos no son tan conservadores como en España cuando se ponen por delante. Por eso hay tantos goles y son frecuentes las remontadas. Nosotros somos un equipo dominador, muy ofensivo, que asume riesgos, y eso me gusta. Estoy feliz.

-El Dépor, mientras, sigue en el bache. ¿Cómo lo ve?

-Cuando estás cerca del descenso muchos años, en alguno te puede tocar, pero esperemos que no sea este, y a partir de aquí haya una reacción, porque hay club para estar en otra situación.

-¿Y plantilla?

-Es que también hay otros equipos en descenso con grandes jugadores. A veces es cuestión de dinámicas, de mentalidad, de necesidad de cambiar el chip. Cuando estás abajo se hace difícil salir.

«Siempre tuve la ilusión de quedarme, el primer año fue el que más me dolió»

Pablo Insua explica cómo acabó en el Schalke: «Me llamó Tedesco -el técnico, de solo 32 años, del conjunto alemán- y me dijo que me había seguido mucho, también en directo, y que me quería. Al acuerdo con el Dépor se llegó pronto».

-¿No siente que siempre ha encontrado mucha facilidad para salir del Deportivo? ¿No hizo méritos para que al menos le probara el equipo que lo formó?

-El primer año tuve que salir y cuando volví creo que habría tenido hueco en el Dépor, pero volvimos a tomar la decisión de que saliera. Eso me sirvió para asentarme en Primera y acabar ahora en el Schalke. Cada uno tiene su opinión y es respetable.

-Pero, ¿por qué sirve para el Leganés o el Schalke y no para el Deportivo? ¿Cómo se sintió cada verano al ver que no contaba?

-Siempre tuve la ilusión de quedarme. El primer año fue el que más me dolió, sinceramente. Luego siempre volvía con la ilusión de hacerme un hueco, pero no pudo ser y ya está. No me arrepiento de nada de lo sucedido.

-¿Cree que daría el nivel para este Dépor que tanto sufre atrás?

-Supongo que sí, pero ahora no vale de mucho pensar en eso. Estoy contento donde estoy.

-¿Por qué esa larga ausencia de canteranos fijos en el Dépor?

-Supongo que tiene que ver con el momento del club. Cuando las cosas están tan complicadas, con una continua lucha por no descender, es más difícil asumir riesgos con la gente de cantera. A mi generación nos coincidió el año de Segunda y pudimos salir, pero ahora está complicado.

-El Levante y el Leganés tampoco iban sobrados cuando confiaron en Insua o en Róber.

-Esos equipos ya nos conocían y vieron claro algo que el Dépor no tuvo tan claro. Ahora ojalá le den a Róber la opción que no tuve yo, porque puede dar un gran nivel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Pablo Insua: «Vi que era del corazón y me asusté, te montas tus películas en la cabeza»