El Dépor crece desde los cimientos

La llegada de Cristóbal ha incrementado el rendimiento defensivo de la plantilla


a coruña / la voz

La mejoría defensiva se convierte en el primer escalón que el Dépor quiere subir para encaramarse a la tranquilidad clasificatoria. Nadie discute que al equipo coruñés le faltaba un empujón competitivo que Cristóbal le quiere dar desde la seriedad en propio campo y el afán por convertirse en un equipo rocoso y complicado para cualquier adversario. El relevo en el banquillo ha enriquecido el rendimiento de mediocampo hacia atrás. Aspectos del trabajo del futbolista destinados a salvaguardar la portería propia han aumentado sus cifras en las dos últimas jornadas de Liga respecto a la zanjada etapa de Mel. Los tres puntos sumados y dos goles recibidos frente al Las Palmas y el Atlético se convierten en los grandes titulares de este aterrizaje de emergencia del técnico cordobés en el primer equipo, pero detrás hay un impulso competitivo y una regeneración de la labor de retaguardia que no pasa desapercibida.

El Deportivo cambió de entrenador después de dos victorias y 18 goles recibidos, así como con unas cifras de trabajo defensivo inferiores a las actuales. En la anterior etapa se protagonizaban una media de más de 13 duelos aéreos, mientras ahora se llegan a los 18. Y de estos se están ganando la mitad, pero antes apenas se alcanzaba el 46 %. Borges se sigue revelando como el más destacado deportivista en esta faceta, aunque en los últimos partidos Sidnei y hasta Guilherme también están hallando un hueco entre los que más balones ganan por arriba.

También hay una gran diferencia en las entradas intentadas. De las más de 25 por partido se ha pasado en las dos últimas jornadas a superar las 31. Antes, Luisinho y Borges encabezaban el listado de deportivistas que más entradas al contrario practicaban, mientras que ahora el abanico de jugadores en esta estadística parece más amplio y, por ejemplo, Schär llegó a las siete y Valverde a las cuatro en la pasada jornada en Riazor contra el Atlético.

El número de despejes también ha aumentado desde los 19 por partido de las nueve primeras jornadas, hasta los 22 actuales. Incluso en faltas, quizá uno de los principales baremos de agresividad, se ha disparado el dato deportivista: de las casi 14 se ha pasado a las 16. Ahora un jugador de ataque como Fede Cartabia ya lleva seis faltas en las dos últimas dos jornadas, mientras que antes el propio jugador argentino, Borges y hasta Andone y Lucas también se habían destacado en este aspecto. 

En ataque

Pero el trabajo de mejora de Cristóbal en el Deportivo no terminará en el impulso a su defensa, sino también en mantener los mejores datos de la etapa de Mel, como el de disparos por partido, pues con 13,6 se destacaba como el cuarto mejor de la Liga. Los inicios no fueron malos, pues el equipo coruñés remató 14 veces contra el Atlético y 15 frente al Las Palmas. Un hambre de gol que también hay que cuidar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Dépor crece desde los cimientos