Adrián y Mosquera, a punto

Los dos futbolistas trabajan con el grupo y confían en llegar frente al Girona


a coruña / la voz

Lunes, 21 horas, estadio municipal de Riazor. Es el día, la hora y el lugar que se marca el Deportivo para recuperar jugadores. En concreto a Adrián López y a Pedro Mosquera. Tras haber tenido que parar las últimas semanas debido a sendos problemas físicos, los dos jugadores trabajan ya con normalidad con el resto de compañeros y están convencidos de que a finales de esta semana recibirán el alta médica para estar a disposición de Pepe Mel en caso de que considere convocarlos para el próximo encuentro de Liga.

El coruñés ya trabajó la pasada semana a un alto nivel, aunque finalmente los médicos decidieron dejarlo unos días más de baja, por lo que no pudo desplazarse a Eibar. Sí en cambio lo hizo Lucas Pérez, bajo la responsabilidad de Mel, y apenas disputó cinco minutos del encuentro de Ipurúa.

Por lo que al delantero asturiano se refiere, ayer fue el primer día que se ejercitaba al nivel del grupo y tendrá que ver cómo va la evolución, aunque también confía en llegar.

Los que no trabajaron ayer al ritmo de sus compañeros fueron Fede Cartabia y Emre Çolak. El argentino tiene molestias en un abductor, pero tras someterse al tratamiento por parte de los fisioterapeutas, admitió que no iba a tener problema para estar en perfectas condiciones el próximo lunes.

Más preocupante parece lo de Çolak, que esta semana todavía no se ha entrenado sobre el césped por un esguince de tobillo.

Hoy habrá jornada de descanso y habrá que ver la evolución hasta el viernes para calibrar si es posible que llegue a este encuentro. El motivo de esta jornada de asueto entre semana se debe a que la próxima hay Copa del Rey y entonces los jugadores no tendrán el correspondiente día libre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Adrián y Mosquera, a punto