Con Lucas Pérez al rescate

El coruñés se perfila como titular esta noche en el Dépor, mientras Adrián será baja por lesión


a coruña / la voz

Lucas y diez más. El Dépor se agarra a su líder para solventar el primer partido relevante de la temporada. El delantero, que ha apuntalado su estado de forma en las últimas semanas con entrenamientos y también minutos en las segundas partes de los tres últimos encuentros, se estrenará así como titular este curso, el de su tercera etapa en A Coruña. La titularidad del goleador coruñés, reclutado de nuevo para la causa del equipo de sus amores en las últimas horas del mercado de fichajes al cabo de una larguísima operación, se antoja la principal novedad de un equipo que Mel seguirá agitando en busca de la primera victoria de la temporada.

Después de un arranque prometedor a ratos frente al Madrid, pero amargado luego por el mal partido frente al Levante, y echado a perder frente a la Real y el Betis, el entrenador vuelve a mover sus piezas. De inicio parece que devolverá al baúl el sistema 4-4-2 de las últimas jornadas para reforzar el centro del campo. Así, tras el ensayo de ayer por la tarde, el Deportivo jugará con una línea de cuatro defensas, tres mediocentros y tres atacantes para recibir al colista de la Liga, un Alavés sin goles ni puntos en su casillero, al tiempo que dirigido por un entrenador interino, Jesús Cabello. Vamos, con franqueza, el rival propicio para zanjar la mala racha y abrir la senda por la que todos, club, afición, técnicos y futbolistas, insisten en que el equipo coruñés debe caminar esta temporada.

La novedad de Lucas no se revela como la única que presenten los locales esta noche. A su lado jugarán Cartabia y Andone, dos de los más destacados del equipo en este arranque liguero, después de que Adrián se lesionase en los últimos instantes de la sesión de entrenamiento de ayer. Pero el gran cambio táctico llegará en el mediocampo, donde Pepe Mel dará entrada a los tres mediocentros sanos con que cuenta. Guilherme actuará más retrasado, con Valverde a su derecha y Borges a la izquierda. En defensa, regresa Luisinho tras la fallida experiencia de Navarro contra el Betis de Joaquín. Pantilimon se mantendrá en portería, donde tratará de resarcir esas manos blandas del primer gol del pasado sábado.

Mejoría

Pero está equivocado quien piense que Lucas va a solucionar todos los males deportivistas. De sus botas pueden salir los goles del primer triunfo liguero, de su espíritu indomable brotaría el carácter de un equipo enchufado por fin al partido desde el primer al último minuto y en su brega comenzaría la mejoría defensiva de un Dépor obligado a cortar la sangría de goles recibidos. Que no es poco.

Pero nada conseguirá si a su lado no se tejen complicidades, como con Andone y Cartabia, que actuarán sin duda a sus espaldas y serán los encargados últimos de surtirle de buenos balones para correr y chutar. O si Guilherme, Borges y Valverde no están atentos a tapar los espacios que la movilidad de los tres acatantes dejará en el centro del campo. O si Juanfran y Luisinho no comienzan a actuar como auténticos carrileros capaces de cubrir con su esfuerzo toda la banda. O si Arribas y Schär no aprietan las filas y forman un bloque compacto capaz de cerrar todos los caminos hacia la portería de Pantilimon, que tras el choque del Villamarín se estrenará en el estadio de Riazor.

«Creo en el potencial de estos jugadores y de este cuerpo técnico», insiste Tino Fernández

Calma, optimismo y confianza. El presidente del Deportivo, Tino Fernández, lanzó ayer un mensaje de tranquilidad en las horas previas al partido. «La principal preocupación en este momento debe ser animar al equipo y animar al cuerpo técnico y poner como aficionados todo lo mejor para que el proyecto vaya hacia delante», insistió al término de una charla en la Asociación de Emprendedores de Galicia.

Tino Fernández señaló que la victoria de hoy «es muy importante», tanto porque se trata de un partido delante de la afición, como para que sirva para solucionar los fallos que el Dépor ha cometido hasta ahora. «No podemos perder la perspectiva de que estamos en la cuarta jornada. Claro que querríamos tener más puntos, pero creo en el potencial de los jugadores y del cuerpo técnico y que vamos a ser capaces de sacar partidos adelante sin problema», añadió.

El presidente deportivista, quien recordó que apenas se han disputado cuatro jornadas, evitó señalar el encuentro de esta noche contra el Alavés como una final. «Al partido le doy una importancia total, pero se la doy a todos los partidos, no hay que renunciar a ninguno, ni contra el Madrid ni contra el Barça. Mañana (por hoy) es muy importante conseguir esa primera victoria, hacerlo delante de nuestra gente, dar una buena imagen y los problemas que hayamos podido tener en estos partidos para no conseguir la victoria, solucionarlos y a partir de ahí ir hacia arriba», insistió.

Eso sí, cuestionado por si podía garantizar la continuidad de Pepe Mel en caso de derrota contra el Alavés, contestó: «No pienso en el jueves. Pienso en hoy, mañana pensaré en mañana y el jueves pensaré en el jueves. Yo estoy seguro de que el miércoles vamos a ganar y que en Barcelona (en referencia al partido del domingo contra el Espanyol) vamos a puntuar o vamos a ganar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Con Lucas Pérez al rescate