Encajar el elemento discordante


Çolak es sin duda el futbolista más talentoso en cuanto a manejo de balón de todos los que dispone el Deportivo, pero sus características condicionan el sistema de juego y la elección de aquellos compañeros que pueden compartir campo con él.

Se trata de un jugador idóneo para aquellos equipos que son capaces de mantener el control del juego a través de la posesión. Çolak rodeado de gente con capacidad para correr no ofrece las mismas prestaciones que si quienes lo rodean son jugadores con capacidad para asociarse.

Quizá el ejemplo más claro de las dificultades para hacer encajar al turco estuvo en el 4-4-2 en rombo que tanto se pidió, y que cuando se empleó en Leganés acabó por costarle el puesto a Garitano. Estamos ante un futbolista especial para mandar en el partido y tener la pelota controlada. Si juegas al contraataque sus virtudes pierden utilidad, porque no destaca además a nivel defensivo. El Dépor ha ido renunciando progresivamente a la posesión, a mandar con la pelota y eso ha incidido en las prestaciones de Çolak.

A veces, con calidad no basta. En este deporte hay que hacer encajar todos los elementos en un conjunto y él da demasiado a menudo la sensación de ser un elemento discordante. Si se apuesta por él hay que apostar también por un estilo y por unos compañeros que lo faciliten.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Encajar el elemento discordante