a coruña / la voz

El Deportivo estrenará un nuevo plan frente a la Real Sociedad, cuando Mel presentará su décima alineación de la temporada. Entre rotaciones y bajas no ha podido repetir alineación desde su llegada al banquillo de Riazor. Se le fichó con la misión de salvar al conjunto coruñés y desde el primer día su afán por implicar a todos los futbolistas en la carrera por la permanencia, así como la búsqueda de soluciones a los retos de cada jornada le llevaron a dar entrada partido tras partido al equipo más competitivo posible para desactivar las virtudes del adversario. Sin mirar atrás y también sin echar cuentas de lo que queda por delante. El domingo (12.00 horas, beIN LaLiga) volverá a plasmarse este plan y así ocurrirá mientras la salvación matemática del cuadro blanquiazul no se haya concretado. Ya habrá tiempo para imprimir el sello Mel en el equipo.

El choque de Anoeta se convertirá así en un nuevo reto para el entrenador madrileño, que esta vez podría tener que afrontar con la dificultad añadida de las numerosas ausencias confirmadas y dudas que su plantilla padece. El Comité de Competición ratificó ayer las bajas de Arribas, Guilherme y Carles Gil, quienes no podrán jugar por culpa de la acumulación de amonestaciones. Con estos tres el técnico ya contaba, después de que viesen la quinta amarilla de la temporada el pasado sábado en Riazor frente al Málaga. En cambio, a los contratiempos se añaden las dudas por lesión de Mosquera, Sidnei y Kakuta.

Ninguno de los dos últimos participaron junto a sus compañeros en el entrenamiento de ayer, cuando quedan otras tres sesiones para preparar el próximo compromiso. El cuerpo técnico y los servicios médicos programaron ejercicios preventivos para el central, mientras Kakuta ni siquiera saltó al campo y se quedó en el gimnasio por culpa de unas molestias musculares. 

Mosquera, preocupado

El caso de Mosquera merece mención aparte, pues el coruñés sí que trabajó con normalidad y hasta formó parte del presumible equipo titular con que Mel ensayó. Sin embargo, al término de la sesión compareció ante los medios de comunicación y reconoció la noticia de La Voz del pasado domingo, pues jugó infiltrado el partido contra el Málaga debido a la lesión muscular que padece y que ya le había obligado a disputar en esta situación los 90 minutos del derbi contra el Celta del 19 de marzo.

«Estoy un poco triste, porque llega el final de temporada y quiero estar al cien por cien y la lesión no me deja y toca decidir si hay que jugar o no. Estoy preocupado, porque llevo bastantes semanas arrastrando molestias», comentó el centrocampista, que ahora decidirá «si es bueno curar» la lesión «del todo» o «seguir forzando y jugar pinchado».

Mel probó un once en que el formaron Lux en la portería; los defensas Juanfran, Albentosa, el fabrilista Monsalve y Luisinho; el propio Mosquera y Borges como mediocentros; Bruno Gama, Çolak y Fayçal en la mediapunta; así como Florin Andone como referencia atacante. La posible ausencia de Mosquera supondría la vuelta de Álex Bergantiños al once deportivista, mientras Monsalve sería el elegido, si Sidnei no se recupera a tiempo. El resto del equipo plasmaría los regresos a la titularidad de Albentosa, Çolak, Fayçal y Andone. Será el décimo Dépor de Mel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las diez alineaciones de Mel