«La estructura de la cubierta de Riazor también está deteriorada»

Pedro José Barreiros Pereira
pedro barreiros A CORUÑA / LA VOZ

TORRE DE MARATHÓN

El autor del proyecto adjudicado y el director de obra indican la necesidad de arreglar el estadio coruñés cuanto antes, si bien aseguran que de momento no existe riesgo de colapso

06 feb 2017 . Actualizado a las 15:43 h.

Los problemas de la cubierta de Riazor son más que los cientos de trozos de PVC que volaron y acabaron por aplazar el Dépor-Betis. Dos de los ingenieros ligados al proyecto de reforma adjudicado en el 2015 reconocen que no solo las placas se encuentran en mal estado, sino también la estructura que las soporta. Javier López Pita, responsable entonces de Singla Ingeniería (ya extinta) y autor del proyecto básico y de ejecución para la reparación de la cubierta, y Antonio González Meijide, director de aquella obra, llaman la atención sobre una techumbre que acaba de decir basta, pero ambos coinciden en que no corre riesgo de colapso.

El campo coruñés está coronado por más de cinco kilómetros de visera colocada en dos etapas. Los tramos más antiguos, de las gradas de Tribuna y Preferencia, cumplen 35 años, mientras los de Pabellón y Marathon tienen 15 años menos. La cubierta está formada por dos partes: la estructura que da soporte, las barras metálicas de color rojizo que La Voz retrató rebozadas de óxido, y las placas de PVC, que protegen la estructura del viento y la lluvia, y que desde hoy o mañana serán revisadas y sustituidas por los técnicos.

Situación

«La estructura tiene deterioros que hace conveniente repararla o sustituirla». «Lo que se dañó y que está más deteriorado son las placas de PVC, pues con el sol y el paso del tiempo se van deteriorando, pierden elasticidad, se hacen quebradizas y, con un temporal así, el viento se las lleva. Luego está la estructura, que también tiene deterioros que hace conveniente repararla o sustituirla», afirma González Meijide. López Pita habla de una estructura «alarmante en zonas. El proyecto estaba pensado para ir cada 18 metros examinando, reparando y haciendo pruebas de carga para confirmar que estaba bien».