Blandiblú defensivo

La mayor contundencia del Eibar en el área del Deportivo resultó decisiva


redacción / la voz

Minuto 92 de partido: buen envío de Kakuta al área que recoge Fernando Navarro en la izquierda. Trata de encarar a Kapa, pero el azulgrana le arrebata el balón y el catalán, víctima de la impotencia, lo frena de forma incorrecta. Esta situación anecdótica de la última jugada del partido ejemplifica lo que fue la defensa del Deportivo en el encuentro de ayer. Una línea que tardó minutos en entrar en el partido y no estuvo a la altura de anteriores encuentros, lo que le costó al equipo coruñés encajar tres goles y perder un partido que pudo haber empatado si el colegiado hubiera pitado un claro penalti a Çolak en la segunda parte.

Lo había advertido Gaizka Garitano en la previa del partido, pero sus jugadores parecieron no haber captado el mensaje: «El Eibar es un equipo que hace muchos goles al principio y no podemos salir como en Las Palmas, que salimos muy mal. Hay que salir más despiertos», expresaba el técnico blanquiazul antes de viajar hacia Eibar.

Sin embargo sus jugadores no le hicieron caso y el Deportivo regaló el partido en la zona de atrás en unos primeros minutos para olvidar, en donde la línea de cuatro y el portero se dejaron sorprender en demasía por la rapidez de los atacantes eibarreses, especialmente Sergi Enrich y Pedro León, que, a ratos, hizo diabluras por la banda de Navarro.

El primer gol fue un ejemplo de blandura por parte de la defensa blanquiazul. Adrián recibió al borde del área sin oposición alguna y se la coló por arriba a un Tyton que estaba excesivamente adelantado en la línea del área pequeña.

El segundo vino precedido de un mal despeje de Fernando Navarro, que recuperó el Eibar. Adrián metió un pase a la carrera de un Sergi Enrich que se fue del lateral izquierdo blanquiazul con suma facilidad y encaró sin problema a Tyton para batirlo por raso.

Pero la defensa blanquiazul todavía recibiría otro duro golpe por parte de Sergi Enrich. La viveza del delantero azulgrana para sortear el fuera de juego resultó brillante en el tercer gol eibarrés, cuando toda la zaga trataba de adelantar la linea y el punta local se adelantó. Ahí Tyton ya no intentó nada y se limitó a salir tímidamente mientras Enrich cedía la pelota a Lejeune que solo anotaba el tercero y tiraba por tierra la reacción deportivista.

Así se fraguó la derrota de un Deportivo que volvió a saltar dormido al terreno de juego al inicio del partido y que en la segunda parte, como había sucedido anteriormente en Las Palmas o Cornellà, fue claro dominador y buscó con ahínco un resultado mejor.

Pero volvió a caer víctima de estos errores defensivos, de una línea de fuera de juego deficientemente ejecutada y del mayor ímpetu de un rival que buscó el esférico con mayor contundencia en esas acciones.

En este sentido, volvió a ser clamoroso ayer el bache que está atravesando Sidnei, quien en lo que va del 2017 cuenta, prácticamente, con algún error clamoroso en cada partido. Ayer tuvo varias acciones impropias en él en las que falló a la hora de despejar o sacar el balón jugado, además de mostrar excesiva lentitud y falta de intensidad en las acciones de los goles visitantes. Le pasó con Albentosa como compañero zaga y le está pasando desde que está Arribas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Blandiblú defensivo