Manuel Pablo: «Me gusta dirigir»

Sostiene que para ser entrenador «ayuda haber jugado en la élite, pero lo fundamental es la vocación»


a coruña / la voz

Entre las muy reconocibles caras de los alumnos del curso intensivo de entrenador en Las Rozas hay varias con pasado o presente blanquiazul. Como las de Valerón y Manuel Pablo (Arucas, 1976). El lateral intenta, desde primera fila, iniciarse en una profesión para la que está seguro de valer.

-¿Por qué está ahí?

-Porque es algo que me llama la atención. En los últimos años como jugador ya empezaba a dirigir. Me gusta. Estaba esperando a que saliera esta oportunidad porque quería sacarme el título federativo. La idea es hacer ahora el primer nivel y en mayo o junio el segundo.

-Lleva dos días de clase, pero muchas temporadas de jugador de élite. ¿Todo le suena a visto?

-No. Esto es difícil. Estamos empezando y las cosas cuestan. Los jugadores nos despreocupábamos de todo lo que te cuentan aquí. Jugabas y te ibas, y ahora vas sabiendo un poco lo que conlleva ser entrenador. Al principio cuesta soltarte.

-A usted le ayudará la compañía. Ha vuelto a juntarse con Valerón.

-Es algo que ya habíamos hablado hace tiempo y estábamos esperando a que saliera.

-Comparten además primera fila. ¿Son los listos de la clase?

-Qué va. Es que llegamos los últimos. Y eso es lo que tiene: los últimos serán los primeros. Pero bueno, así estamos más atentos. El profesor nos mira mucho y así no nos despistamos como los que están atrás.

-En la de atrás está Lopo. Otro al que conoce bien.

-Sí. Vino a Las Palmas en Navidad y hablamos de la posibilidad de que rescindiera en el Nástic y pudiera venir a hacer el curso. Pero también están Pablo Amo y Riki. Los del Dépor ganamos.

-¿Qué ha aprendido ya?

-Hemos empezado con técnica y con una asignatura de redes sociales y comunicación.

-Hablarle de técnica a Valerón, Redondo, o a usted mismo...

-Nosotros sabemos pegarle, pero no cómo explicárselo a un niño. Estamos aprendiendo bastante, sobre todo a comunicar. Este primer curso se centra en el trabajo con niños y son cosas bastante nuevas.

-De todos los entrenadores que tuvo, ¿con cuál aprendió más?

-No voy a quedarme con ninguno. He aprendido de todos. Ahora que estoy del otro lado empiezo a entender mejor porqué algunas cosas pasan y otras no.

-¿Cree que tantos años como jugador de élite le dan mucha ventaja con respecto a otros que no hayan jugado a ese nivel?

-Claro que ayuda, pero lo fundamental es la vocación. Es más importante que toda la experiencia que puedas tener.

-¿Qué tipo de entrenador quiere ser? ¿Con quién se identifica?

-A todo el mundo le gusta un equipo que salga a jugar, lo difícil es hacerlo efectivo. Al final de todas formas te toca adaptarte a los jugadores que tienes.

-¿Ha hablado con Valerón de la posibilidad de entrenar juntos?

-Los dos compartimos una idea muy clara del juego que queremos. Sería genial que pudiéramos entrenar juntos, pero nunca se sabe qué traerá el futuro. Por de pronto, cada uno tiene contrato con un equipo.

-Justo este viernes se enfrentan sus equipos. ¿Cómo lo ve?

-Creo que los dos equipos llegan en una buena dinámica. Al Deportivo le está costando sacar los partidos fuera, pero está jugando bien y esperemos que eso se transforme en puntos. Las Palmas en su casa es muy poderoso, pero ojalá el Dépor se pueda llevar los tres puntos.

-¿Qué le parece la propuesta de cada entrenador?

-A Garitano no le gusta que se rife la pelota a la hora de jugar, aunque a lo mejor no arriesgue tanto como Setién, que busca el riesgo máximo. Son ideas atractivas las de los dos; persiguen jugar bien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Manuel Pablo: «Me gusta dirigir»